Youtubers y su cara más solidaria

Con una simple cámara, conquistan a millones de fans cada día. Algunos utilizan su repercusión en favor de causas benéficas y de protección del medioambiente. Son youtubers solidarios.

Hasta hace muy poco, para ser famoso era necesario aparecer en televisión, en un plató repleto de cámaras, de guionistas y expertos en realización, producción, sonido, iluminación… Decenas de trabajadores y una buena suma de dinero invertido lograban lanzar a unos pocos afortunados al estrellato. Hoy la cosa es bien distinta: bastan un ordenador y una cámara para, desde la habitación de casa, captar miles e incluso millones de seguidores. Es el caso de algunos youtubers solidarios, que aprovechan su repercusión mediática para ayudar en campañas sociales o medioambientales.

Los youtubers cambian las reglas del juego

En YouTube, la plataforma de vídeos más seguida en Internet, hablan de tú a tú sobre videojuegos, series, moda, política o sencillamente de cómo se han levantado esa mañana. La clave de su éxito radica en que son gente normal. Y esa «cotidianidad» es lo que les ha proporcionado cientos de miles y hasta millones de seguidores deseosos de descubrir su última ocurrencia, lo que ha despertado el interés de las marcas.

En algunos casos, esto les ha hecho ricos y convertido en fenómenos mediáticos solo al alcance hace unos años de estrellas del cine o el deporte. Un poder sobrevenido que algunos de ellos emplean en causas que van más allá de su bolsillo o mero enriquecimiento personal. Además de youtubers muchos son también influencers, esto es, personas capaces de influir en sus hordas de fans, y eso, enfocado a fines solidarios supone un eco estratosférico.

YouTube, más que un canal entretenimiento

Una de las celebridades de YouTube pioneras y más conocidas es El Rubius. Este joven español con nacionalidad noruega, que empezó hace unos años por mera afición subiendo a Internet sus partidas de videojuegos comentadas con cierta gracia e ingenio, es hoy el youtuber con más seguidores en España y el tercero a nivel mundial; su canal roza los 40 millones de suscriptores. En 2016, la revista Time lo incluyó en su lista de «Líderes de la próxima generación».

Junto a otro youtuber de renombre, Willyrex, convocan partidas online al popular videojuego Fortnite. Varias horas de torneo retransmitidas en vivo en la red que rompen récords de audiencia y en las que, aprovechando el tirón del evento y el poder de convocatoria de sus organizadores,se recaudan fondos para luchar contra el cáncer infantil.

En la misma línea, Dee Bee Geek, un gamer irlandés que comparte resúmenes de sus partidas en Twitch, plataforma de vídeos enfocada a los videojuegos, hizo un directo en el que animaba a sus espectadores arealizar una donación a la organización nacional de Irlanda contra el cáncer.

 

Otro directo, en este caso de 24 horas, de Node logró recaudar 11 mil dólares para los hospitales infantiles de EE. UU. Y con su proyecto humanitario «Not Forgotten» el youtuber norteamericano Destin Sandlin, conocido por su canal de YouTube Smarter EveryDay donde muestra aplicaciones entretenidas de la ciencia a sus casi 10 millones de suscriptores, recaudó fondos para la construcción de un orfanato en Iquitos, Perú.

Volviendo a nuestro país,otro ejemplo de youtuber solidario es The Grefg. El murciano, consciente de la influencia que tienen sus palabras para los millones de personas que le siguen, ha subido a su canal contenidos que recuerdan la importancia de cumplir con las medidas de seguridad y distanciamiento social frente a la pandemia por COVID-19. Este joven influencer ha alentado también en alguna ocasión a sus seguidores a, como él mismo, hacerse donante de médula.

Andrea Compton su desparpajo ante la cámara le ha granjeado más de medio millón de suscriptores a su canal, que gana adeptos a diario. La joven ha usado su repercusión para, junto a otros cuatro youtubers e influencers solidarios, escribir Y luego ganas tú, un libro sobre el acoso escolar que incluye cinco experiencias autobiográficas, «cinco relatos contra el bullying». El 5 % de la venta del libro se dona a una fundación contra el acoso escolar.

Youtubers solidarios por el planeta

Melo Moreno, anteriormente conocida como YellowMellow, es un ejemplo más de youtuber española solidaria; en su canal habla de temas muy diversos, desde asuntos cotidianos a consejos para combatir la ansiedad en tiempos de cuarentena .Greenpeace invitó a Melo y a la influencer María Cadepe a conocer de primera mano el deshielo del Ártico. Después ambas usaron sus plataformas en YouTube para contarlo y, así, concienciar a sus millones de seguidores.

 

Pintos WHAT publica especialmente contenido sobre parkour, una disciplina física en la que el individuo utiliza su cuerpo para desplazarse superando obstáculos y dificultades por el camino, tanto en entornos urbanos como naturales. Este youtuber convocó a su comunidad en una localización concreta, una poza natural, para, además de realizar uno de sus espectaculares saltos al agua, limpiar de basura el lugar.

También Paola Calasanz usa su canal de YouTube Dulcinea in the woods con fines solidarios; el suyo: recaudar fondos para mantener vivo su santuario. En su reserva en mitad del bosque viven ya más de una docena de animales rescatados, entre perros, zorros, ovejas, jabalíes y corzos.

Javier Santaolalla es doctor en Física y en Date un vlog habla de temas tan poco obvios como el espacio-tiempo curvo o qué es el electromagnetismo. Por su parte, en Quantum Fracture José Luis Crespo nos cuenta curiosidades astronómicas. Ambos acercan al público general ideas complejas con un tono divulgativo cercano. La fundación Aquae aprovecha sus conocimientos y fama para que los dos expliquen desde sus canalesconceptos relacionados conla gestión sostenible y el uso eficiente del agua.

Y para «educar en medioambiente» y respeto a la naturaleza, un youtuber de educación ambientalPoty Ambienturas son «pequeñas lecciones de divulgación ambiental en formato audiovisual» que Diego de Vallejo Pérez, su creador, transmite de forma divertida. Un canal con contenido ambiental a la carta; biodiversidad, protección de los océanos o cambio climático son algunas de sus temáticas.

 

En el plano internacional, Trash is for TossersGoodful o Living Big in a Tiny House enseñan a llevar una vida más ecológica. Tres ventanas al mundo del consumo responsable, el reciclaje y el cuidado del medioambiente. Los youtubers tras estos canales muestran cómo vivir con menos, reducir la basura en los hogares o proponen gestos y hábitos sencillos pero poderosos como reducir el plástico comprando bolsas de tela reutilizables.

Se han ganado a su comunidad gracias a su habilidad delante de la cámara y, además, son claros ejemplos de cómo YouTube puede tener un poder positivo en la sociedad. Youtubers solidarios que demuestran que esta plataforma puede ser algo más importante y con más calado social y ambiental que un mero sitio web de entretenimiento.

 

Por Elisabeth Lahoz

Comentarios


También te puede gustar...

Animales en peligro de extinción en España y por qué hay que protegerlos
ClimAlert ?
Hambre, cambio climático y covid-19
soluciones basadas en la naturaleza
Soluciones basadas en la naturaleza