AFAOR, la labor de una asociación de alzhéimer

Ofrecer apoyo psicológico y orientación sociosanitaria a las familias de los enfermos es uno de los principales objetivos de esta organización de alzhéimer.

asociación de alzhéimer

La asociación de alzhéimer AFAOR (Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer de Ourense) nació en 1995 para concienciar, informar y dar apoyo a los afectados por esta y otras L demencias en todo el territorio orensano. Miles de familias españolas se ven afectadas por el alzhéimer. Los que la padecen se enfrentan de forma diaria a la pérdida progresiva de sus recuerdos más sagrados y su autonomía. Mientras tanto, los familiares luchan contra la impotencia de ver como sus seres queridos son cada día más vulnerables y pierden poco a poco su esencia.

Ver y no reconocer se convierte en una obsesión tanto para aquellos que sufren esta enfermedad degenerativa en sus primeros estadios como para las familias que tienen que adaptarse a una nueva realidad cambiante donde su familiar va incrementando su nivel de dependencia.

AFAOR fue creada para luchar por el recuerdo y brindar su mano a los enfermos y sus familias, siempre que la necesiten. Para convertirse en el apoyo incondicional de esos cuidadores no profesionales –normalmente hijas, esposas o nueras– que en muchos casos no saben a quién acudir y que necesitan un respiro para poder sobrellevar la enfermedad del familiar sin que su propia salud se vea también perjudicada. 

Un total de 300 familias se benefician de los talleres y actividades que ofrece la entidad, así como del apoyo psicológico y la orientación sociosanitaria que se pone a disposición de los asociados.

El apoyo de una asociación de alzhéimer, una necesidad para las familias

El alzhéimer es una de las enfermedades más crueles, tanto para el que la padece como para el entorno familiar. Es una patología en la que otros tienen que decidir por ti, porque llega un momento en que el olvido es total”. Así lo explica Mª Carmen Pérez, hija de una beneficiaria con alzhéimer. “No reconocen a nadie. Sus recuerdos se borran totalmente. Lo peor, desde el punto de vista de la familia, es que vemos que no se avanza nada en descubrir el origen de la enfermedad, ni en tratamientos, y que cada vez hay más gente joven que la padece”, añade Pérez.

Muchos testimonios agradecen el trabajo de los profesionales y voluntarios que dedican su tiempo a la lucha por el recuerdo. Pero la labor de esta  organización va más allá del apoyo a las familias que se ven directamente afectadas por la enfermedad.  La asociación de alzhéimer AFAOR se preocupar por recordad a toda la sociedad la necesidad de cuidar de la salud, de prevenir enfermedades mentales degenerativas y fortalecer la memoria.

asociación de alzhéimer

 

Cuando el alzhéimer entra a formar parte de la familia, te sientes aislado, con incertidumbre, y eso que sabes que todavía no ha llegado lo peor. La sociedad todavía no está concienciada sobre este problema. Se asume como una realidad vinculada al envejecimiento, y falta un mayor apoyo al cuidador”, explica Santiago Basalo, que lo ha vivido con su mujer, diagnosticada en 2008. “El alzhéimer es como una maldición, que si no la tenemos cerca la ignoramos, sin darnos cuenta de que la padecerá toda la familia”, expresa.

Entender para tratar

Alrededor de 800.000 españoles padecen alzhéimer. Aunque todavía se desconocen las causas de esta enfermedad neurodegenerativa, se ha descubierto que la genética juega un papel importante y que los factores ambientales son determinantes. Sin embargo, el alzhéimer todavía sigue siendo una enfermedad desconocida de la que todavía queda mucho por investigar.

Los primeros indicios que pueden alertarnos de que el alzhéimer está acechando son pequeños olvidos y fallos en la memoria. Unos primeros síntomas que pueden llegar a desembocar en problemas de razonamiento y trastornos de la función cerebral.

Desde la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer de Ourense recuerdan que el alzhéimer no solo afecta a la persona que la padece, sino que conlleva cambios importantes en la vida de su entorno familiar. El deterioro cognitivo conlleva un incremento de la dependencia que va escalando a medida que la enfermedad avanza y tiene asociada una repercusión sociosanitaria. Este problema precisa un abordaje interdisciplinar y unos recursos, humanos, médicos y económicos, de los que no siempre se dispone.
 
En función de las particularidades de cada caso, la asociación de alzhéimer AFAOR ofrece distintos recursos y servicios a las familias. Desde la atención psicológica hasta talleres de estimulación física y cognitiva para los enfermos y formación especializada.

Etiquetas: Salud