El estigma de la salud mental

El estigma en torno a la salud mental aísla, culpabiliza y hace perder autoestima a quien padece el problema. Según la OMS, “el estigma por razón de salud mental es un problema global y la lucha para erradicarlo tiene que ser una prioridad en cualquier sociedad democrática y libre”.

Miniatura

"Es muy probable que un día un amigo tuyo, un compañero de trabajo, un familiar o tú mismo experimentéis un problema de salud mental. Sin embargo, este sigue siendo un tema tabú en nuestra sociedad, rodeado de prejuicios, ignorancia y miedo”. Así abre la web de Obertament, una entidad que lucha para combatir el estigma que pesa sobre la salud mental. En efecto, una de cada cuatro personas puede sufrir una enfermedad mental a lo largo de su vida. ¿Por qué, entonces, algo tan común como ir al psicólogo o al psiquiatra continúa siendo motivo de vergüenza?

La última Encuesta de Salud de Cataluña (ESCA) refleja que el 16% de los catalanes asume que no viviría con alguien que padece un trastorno de este tipo y el 31% duda de si trabajaría con esa persona. El estigma en torno a la salud mental aísla, culpabiliza y hace perder autoestima a quien padece el problema. Según la OMS, “el estigma por razón de salud mental es un problema global y la lucha para erradicarlo tiene que ser una prioridad en cualquier sociedad democrática y libre”.

El estigma se basa en la falsa premisa de que aquel que sufre alguna dolencia mental es un enfermo crónico. Pero tener ansiedad, psicosis o esquizofrenia no necesariamente significa ser un psicótico, un ansioso o un esquizofrénico. De hecho, la mayoría de estas personas está en condiciones de trabajar y de llevar una vida similar a cualquier otra persona.

Asimismo, “el estigma hace referencia a la atribución de cualidades negativas y despectivas sobre un colectivo de personas, que pasan a ser vistas, pensadas y tratadas a través de un prisma construido sobre prejuicios y falta de información”, explican desde Obertament. “A las personas con problemas de salud mental se nos considera imprevisibles, incapaces para trabajar y tomar decisiones, poco inteligentes, débiles y agresivas. Estereotipos todos que no se corresponden con la realidad, pero que influyen en las actitudes y comportamientos que los demás tienen hacia nosotros”.

Obertament intenta cambiar el estigma de la salud mental

Obertament nació en diciembre de 2010 de la mano de los principales agentes sociales de la salud mental en Cataluña, para luchar contra el estigma y la discriminación que sufren estas personas y con el objetivo de que se conviertan en protagonistas del cambio. Su trabajo recibió el Premio Ciudad de Barcelona 2016, una categoría especial dentro de los Premios DKV Medicina y Solidaridad, de la mano de DKV.

Mediante estos premios, DKV no solo quiere reconocer grandes iniciativas, sino también darles el apoyo económico y mediático necesario para que puedan seguir adelante y se conviertan en una herramienta de transformación de la salud. El jurado de los premios estuvo compuesto por catorce profesionales de distintos ámbitos, todos ellos vinculados directamente con la salud y la responsabilidad empresarial.

En palabras del consejero delegado de DKV, Josep Santacreu, “tenemos la obligación de reconocer la labor de aquellos médicos que hacen algo extraordinario y de ser altavoces de estas grandes actividades”.

Etiquetas: Salud