Estrechando lazos y uniendo esfuerzos

Al Hospital Sant Joan de Déu le encantaría explotar al máximo las posibilidades que ofrece la música como terapia complementaria y ampliar las horas de musicoterapia para llegar a más gente.

Miniatura

La colaboración entre personas, profesionales, y organizaciones de diferentes ámbitos hace posible sumar en la misma dirección para mejorar la salud de las personas.

Así, entendiendo la salud como un todo, el Hospital Sant Joan de Déu trata a más de 20.000 niños y jóvenes de toda España al año, con los últimos avances en medicina, pero también con un poco de magia y un mucho de voluntad. La fuerza de la mente llega donde no llega en ocasiones el cuerpo, de la misma forma que la música puede tener efectos positivos sobre la salud donde la medicina no llega.

María lo vivió en primera persona, tras ser operada con solo siete años de un tumor cerebral. A pesar de que la intervención quirúrgica fue un éxito, le quedaron muchas secuelas, en especial motoras, pero también una afasia y un déficit cognitivo importante. María inició su recuperación del habla gracias a la musicoterapia, que le permitió recordar canciones conocidas y sacar la motivación necesaria para articular su lírica. A partir de melodías conocidas pudo ejercitar la memoria y empezar la rehabilitación motora del área fonatoria (la laringe, la lengua, los labios). Uno de los aspectos que más marcaron este caso fue la motivación y la autoestima que María ganó gracias a la música, una actitud que influyó muy positivamente en su recuperación, al mismo tiempo que en su familia.

Cuando la música hace magia

Todos los profesionales que trabajan en el Hospital Sant Joan de Déu tienen como objetivo hacer que este centro siga estando entre los más vanguardistas a nivel internacional, pero también intentan que la atención a los pacientes y sus familias sea lo más humana posible.

Dentro de esta vertiente humanista, Sant Joan de Déu tiene un programa llamado “Hospital Amic”, nacido con el deseo de cumplir todos los apartados de la Carta Europea de los derechos de los niños hospitalizados. Además, este programa intenta que la estancia en un hospital sea lo más positiva posible. Por eso, los payasos hacen reír a los pequeños incluso en el quirófano, los perros de terapia llegan allá adonde a los profesionales les resulta imposible, el taller de arte y el de grafitti les permite expresar sus emociones y así dar información muy valiosa a nuestros profesionales, etc.

Una de las actividades más especiales de “Hospital Amic” es la realizada por parte de la Associació Ressó de musicoterapia, proyecto que ganó la Convocatoria de Ayudas a Proyectos Sociales de DKV en 2006. Se trata de un equipo de profesionales del mundo de la música que, gracias a las distintas técnicas que aplican, pueden hacer que los pequeños pacientes cambien sus emociones negativas por positivas, intentando que se relajen y diviertan en sus habitaciones. De este modo, ayudan a que los niños se encuentren mucho mejor durante su hospitalización, lo que proporciona una magnífica ayuda para todos los profesionales sanitarios que tienen que tratar a los pequeños.

La música es utilizada en el hospital como una herramienta de comunicación y como un tratamiento. Permite forjar una relación con los niños y sus padres, normalizar la experiencia de la personalización y expresar emociones y sentimientos en un momento difícil, en el que mantener la mente ocupada con algo positivo es parte del propio tratamiento.

La musicoterapia permite estimular o relajar al paciente, favorece el reposo, actúa como co-tratamiento en terapias rehabilitadoras del habla o logopedia y permite involucrar a familia y entorno en un ambiente confortable.

Y es que, en ocasiones, necesitamos una melodía, unas notas ordenadas harmónicamente, para agarrarnos a la vida, recordar la fuerza que tenemos y compartir un lenguaje común; en el caso de los pequeños que ingresan en Sant Joan de Déu, el lenguaje de la superación.

Comentarios


También te puede gustar...

voluntariado intergeneracional
Voluntariado intergeneracional ante el aislamiento de nuestros mayores
emprendedores sin techo sinhogarismo
Emprendedores sin techo, una alternativa para salir del sinhogarismo
barreras de la discapacidad
Desdibujar las barreras de la discapacidad, una tarea pendiente