Ashoka Changemakers, el ecosistema del cambio

Uno más uno son tres en Ashoka Changemakers. Los miembros de esta comunidad global que une a emprendedores sociales de todo el mundo saben que colaborando entre sí logran mucho más que la suma de sus partes.

Miniatura

Todos somos agentes de cambio. Ese es su eslogan. Pero solo existe una fórmula que permite articularlo: que esos agentes de cambio unan sus potenciales. Precisamente para conectarlos nació Ashoka Changemakers, a fin de acelerar el ritmo de transformación de ideas destinadas a mejorar nuestro entorno y a revertir situaciones injustas.

Un buen ejemplo lo constituye el proyecto impulsado por Jean-Louis Kiehl –alias Cresus–, con el que pretende ayudar a personas en riesgo de sobreendeudamiento a reorganizar sus finanzas para impedir que se precipiten a una situación de exclusión social. La Banque Postale Financement (LBPF) es una subsidiaria del banco francés líder La Banque Postale, dedicada al crédito al consumidor. Gracias a Ashoka, ambos han desarrollado una alianza por la que todos los clientes con riesgo de impago que posee LBP son derivados a Cresus con el fin de evitar que se declaren insolventes.

Así, cuando el banco detecta un caso, le propone una entrevista con Cresus, que lo analiza y desarrolla un presupuesto, formación, apoyo legal y un seguimiento personalizado que permite al usuario optimizar su situación financiera. Cresus ha llegado a asesorar a más de 100.000 personas al año en Francia. De ellas, el 71% en riesgo de impago ha sido sido capaz de devolver sus créditos. Mientras, gracias a esta alianza, La Banque Postale ha evitado embargos y ha recuperado más de 400.000 euros en créditos ya vencidos.

La ecuación propuesta por Ashoka se resuelve: un emprendimiento social –que por definición busca resolver problemas sociales abordando las causas que lo provocan– no solo es éticamente positivo, sino económicamente rentable. El éxito de Ashoka reside en que, para garantizar una mayor eficacia e impacto, el emprendedor social se vale del conocimiento y los recursos de las empresas.

Además, se le envía un mensaje importante al sector privado: que dé un paso más, superando conceptos abstractos e introduciendo el impacto social como estrategia de negocio. Estas alianzas son, según denominan desde Ashoka, “cadenas híbridas de valor”, ya que generan un impacto social al mismo tiempo que reportan beneficio económico para ambas partes.

Otra alianza, esta vez dirigida a fomentar la inclusión en el mercado laboral, la desarrollan mano a mano la organización Specialisterne y la empresa tecnológica SAP. Todo empezó cuando el danés Thorkil Sonne decidió emprender un proyecto para proporcionar formación y empleo a personas con autismo leve y síndrome de Asperger. Sonne, padre de un niño autista, sabía que, a pesar de su enfermedad, estas personas tenían determinadas destrezas que el mercado no había sabido aprovechar hasta la fecha, como la atención a los detalles y una excelente memoria.

Hoy, Specialisterne está transformando la forma en la que la sociedad percibe el autismo gracias a su acuerdo con SAP, empresa líder en el desarrollo de productos informáticos de gestión empresarial. En los primeros ensayos llevados a cabo en Irlanda, India, Canadá y Estados Unidos, los empleados con autismo demostraron que son capaces de reducir los errores en la comprobación de software en un 4,5%. SAP ha sabido advertir su profesionalidad en tareas como el procesamiento de datos y se ha comprometido a que en 2020 los autistas representen el 1% de su plantilla (650 empleados). Specialisterne cuenta ya con más de 20 oficinas en 14 países, en las que proporciona formación y empleo a este colectivo.

Con su apuesta por desarrollar nuevos paradigmas de empresa, Ashoka ha dado la vuelta a los modelos tradicionales de valores, pero también de métricas, de gestión y de liderazgo. Ha comprendido que el mundo se adentra en un nuevo escenario, donde los emprendedores sociales ocupan un lugar clave que las empresas –públicas y privadas– deben apoyar. Marcan una nueva cultura laboral y social, adaptada a las nuevas realidades. La ambición no es nimia, pero el camino, cada vez más allanado.

Comentarios


También te puede gustar...

obesidad infantil
Malnutrición y obesidad en el laberinto alimentario de los jóvenes
contaminación del agua
Tipos de contaminantes en el agua y sus posibles efectos sobre la salud
Menú semanal
Planificación del menú semanal saludable y responsable