Las pymes, donde la RSE se reinventa

Cuando se cumplen diez años desde que la Red Española del Pacto Mundial de Naciones comenzara su andadura en España, su directora, Isabel Garro, analiza el papel fundamental que la pequeña y mediana empresa tiene a la hora de impulsar la cultura de la responsabilidad social.

Miniatura

En 2014 el Pacto Mundial cumple 10 años como asociación constituida en nuestro país con el objetivo de implantar criterios de responsabilidad social articulados en los Diez Principios, un decálogo que abarca cuestiones de derechos humanos, trabajo, medio ambiente y anticorrupción.

En estos diez años la organización ha cambiado, sus personas hemos cambiado, pero también su estructura orgánica. Durante este decenio nuestros firmantes han aumentado de manera espectacular pasando de 369 a 2.452 en 2013. Estas cifras nos sitúan como la Red Local líder a nivel mundial en número de firmantes y de presentación de informes. Pero ese crecimiento se ha visto producido por el aumento del número de pymes y micropymes que han decidido apostar por el modelo de gestión responsable que el Pacto Mundial defiende. Estas organizaciones suman el 71% de todos nuestros firmantes hoy y su aumento ha despuntado muy por encima del que han tenido el resto de organizaciones.

Por eso podemos decir que el liderazgo en RSE que ejerce hoy la Red Española del Pacto Mundial se debe en gran parte a la capacidad de movilización que hemos tenido entre esta parte del sector económico de nuestro país, pero también del trabajo en responsabilidad social de las pequeñas y medianas empresas.

Desde el año 2010 la Red Española hizo la decidida apuesta no exenta de riesgo de hacer llegar la RSE a estas organizaciones. Para ello emprendimos un proyecto bajo el nombre de RSE-PYME que se ha prolongado durante dos años. Siempre con el apoyo del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y posteriormente gracias también a otras entidades que lo han hecho posible (Bankinter, Iberdrola, MAPFRE, y Red Eléctrica de España).

La aventura nos ha dado muchos éxitos y alegrías. Podemos decir que sólo éxitos y alegrías. Además de los reconocimientos a nivel nacional e internacional que hemos alcanzado, hoy tenemos una Red más plural, más representativa del tejido productivo de nuestro país. Hemos aprendido a modelar los Diez Principios a todo tipo de organizaciones y en gran parte ha sido gracias a la motivación y experiencia que las pymes nos han aportado.

Cuando nos decidimos a crear programas específicos de responsabilidad social para pequeñas empresas no pensábamos que nos encontraríamos en un considerable grado con una RSE que no es nada pequeña, sino que es muy realista, muy práctica, muy comprometida y muy sincera.

Nuestros socios de este sector nos han confiado que las políticas responsables requieren en sus empresas de un liderazgo muy decidido por parte del máximo responsable. Pero también sabemos que han prendido como una mecha, gracias al menor tamaño corporativo y al control de la comunicación interna.

Al igual que en las grandes organizaciones, la crisis se ha dejado sentir en la gestión de su RSE. Por ejemplo, en el último ejercicio ha habido un pequeño retroceso en el diagnóstico medioambiental, lo que se ha acompañado de una vuelta al ámbito interno de la empresa, concretando esfuerzos sobre los trabajadores como principal grupo de interés.

Nuestras pymes llevan tiempo desarrollando acciones medioambientales, y hoy casi la totalidad de ellas ya realiza alguna acción para favorecer el medio ambiente. Se caracterizan por tener muy interiorizadas su cultura corporativa, lo que se observa en el hincapié que hacen sobre su cadena de suministro a la hora de transmitir sus valores.

El Pacto Mundial se ha preocupado por adaptar la formación y los mecanismos de RSE a empresas de cualquier tamaño, pues sí se nota en cierto grado que las pymes presentan –a rasgos generales- un nivel de respuesta algo más lento a determinadas cuestiones, como en el caso de la lucha contra la corrupción, que en la gran empresa socia del Pacto aparece identificado como riesgo en un 30% más de los casos que en las pymes. Por ello hemos presentado un sistema online de gestión de la transparencia para pymes, con el que pretendemos cubrir sus necesidades en este sentido.

Nuestro trabajo en el corto plazo, además de seguir poniendo a su disposición las herramientas más novedosas para el desempeño de una buena gestión de RSE, será centrarnos a ayudarles a marcarse objetivos evaluables, que les ayuden a cuantificar y marcar avances, puesto que casi una tercera parte de las pequeñas organizaciones aún no se fija objetivos en sus informes de progreso.

Como líneas de actuación, vamos a arrancar un proyecto de voluntariado corporativo para que las pymes dispongan de este recurso a coste cero y vamos a trabajar la RSE de forma conjunta entre gran y pequeña empresa, con un ambicioso proyecto de formación y empoderamiento en sostenibilidad a la cadena de suministro de grandes empresas.

Después de nuestro trabajo, del suyo, de nuestra experiencia y de su esfuerzo, podemos destacar la rapidez de aprendizaje y el interés mostrado por las pymes ante la responsabilidad social. Con el objetivo de al menos diez años más de Pacto Mundial, contamos con las pequeñas empresas para liderar la iniciativa a nivel internacional, así como para seguir manteniendo los niveles de reporting e información en RSE que han caracterizado a nuestro país durante los últimos años.

Etiquetas: Opinión

Comentarios


También te puede gustar...

planeta salud
Planeta Salud: la nueva estrategia de DKV contra el cambio climático
contaminación del aire interior
Cómo evitar la contaminación del aire interior en tu hogar
exposoma
Exposoma: una forma más completa de medir las exposiciones ambientales y sus consecuencias en la salud