¿Es cierto que el amianto podría luchar contra el cambio climático?

Un artículo publicado en la revista MIT Technology Review indica que el amianto podría tratarse para acelerar el ciclo natural del carbono y atraparlo permanentemente en forma de rocas.

amianto cambio climático

No hay ninguna duda de que la Tierra está más caliente ahora que hace 200 años. Desde Maldita.es os hemos hablado en varias ocasiones sobre el cambio climático. Por ejemplo os hemos contado que está causado por el ser humano o que están aumentando los fenómenos meteorológicos extremos. Ahora nos habéis preguntado si el amianto podría ser un arma para luchar contra el cambio climático por su capacidad para capturar CO2. Si bien es cierto que el amianto podría capturar dióxido de carbono, aún se están estudiando los procesos para hacerlo posible y podría ser peligroso utilizarlo con ese fin.

El amianto o asbesto es un grupo de minerales resistente al calor y la corrosión que se ha usado como aislante para el calor y el fuego en los edificios, en frenos de automóviles y en materiales para paneles de yeso. Se trata de materiales conocidos por su riesgo para la salud en determinadas circunstancias. Se debe a que estos minerales adoptan la forma de fibras sueltas de amianto que llegan a los pulmones durante la respiración. Estas fibras pueden causar varias enfermedades graves, como el cáncer de pulmón y el mesotelioma maligno (cáncer que se encuentra en el revestimiento de los pulmones, el tórax o el abdomen).

amianto captura de carbono

Un artículo publicado en la revista MIT Technology Review indica que el amianto podría tratarse para acelerar el ciclo natural del carbono y atraparlo permanentemente en forma de rocas. Según se indica en el texto, algunos investigadores están buscando un lugar con residuos de amianto para realizar una prueba de campo y evaluar las formas de acelerar la absorción de carbono.

¿En la actualidad, es factible utilizar amianto para capturar carbono?

El ingeniero industrial y maldito Miguel Pantoja, que nos ha prestado sus superpoderes, explica que el dióxido de carbono se disuelve en el agua de la lluvia, que “dispara una serie de reacciones químicas que fijan el carbono a diversos minerales”. Según subraya, existen diferentes proyectos que ensayan sistemas de captura basados en la mineralización.

Lluís Mallart, técnico higienista especialista en amianto, cuenta a Maldita.es que el amianto, después de un determinado proceso de transformación, puede capturar dióxido de carbono. “Pero el proceso conlleva un riesgo extremo de dispersión de fibras”, señala. Desde Ecologistas en Acción explican a Maldita.es que cuando hablamos de la captura de dióxido de carbono con amianto, hay que tener en cuenta que “existe una limitación temporal en todos los escenarios que es relevante”.

“Si el proceso se da de forma natural tarda muchos años en alcanzar la fijación de carbono necesaria, por lo que no sería una solución a la actual emergencia ecológica”, comentan. Por otro lado, si el proceso se da mediante la adición de energía, “habría que echar los cálculos de cuánta energía adicional sería necesaria y de dónde vendría esa energía”: “Si por ejemplo se asociase a la combustión de carbón, habría que quemar más carbón para alimentar el proceso, lo que podría llevar incluso emisiones adicionales”.

“En cualquiera de los casos, hablamos de un proceso en investigación, sin aplicación industrial conocida. Llevaría varios años alcanzar su madurez, por lo que parece difícil que llegue a tiempo, ya que las reducciones se tienen que dar en las próximas dos décadas”, señalan.

¿Por qué podría ser peligroso utilizar el amianto con este fin? El peligro, según Mallart, reside en los primeros estadios del proceso, “en los cuales se debe manipular el material que contiene amianto fibroso, que desprende fibras en todo momento”.

“Es una parte del proceso muy compleja ya que se debe evitar toda exposición laboral y medioambiental hasta que no se produzca la calcinación de las rocas, momento en que deja de ser peligroso porque el mineral ya no es fibroso”, comenta. Desde un punto de vista ético-ambiental, el experto no ve factible utilizar el amianto con el fin de capturar dióxido de carbono.

Tampoco lo ven factible desde Ecologistas en Acción: “Estamos hablando de procesos en laboratorio y sin escalabilidad industrial”. Según indican, “la mayor parte de las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono han fracasado y las pocas que continúan en estudio no han demostrado tener las capacidades de absorción que planteaban mientras han presentado otros importantes impactos asociados”.

 

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Comentarios


También te puede gustar...

Animales en peligro de extinción en España y por qué hay que protegerlos
ClimAlert ?
Hambre, cambio climático y covid-19
soluciones basadas en la naturaleza
Soluciones basadas en la naturaleza