Todos los días deberían ser el día mundial de la bicicleta

Pedalear no sólo es beneficioso para nuestra salud por la dosis de ejercicio físico que nos aporta, sino para el conjunto del planeta, ya que se trata de una de las soluciones más rápidas y eficaces para mejorar la calidad del aire y frenar el cambio climático.

día mundial de la bicicleta

Por ser un medio de transporte sostenible, sencillo, asequible, fiable, limpio y ecológico que contribuye a una buena gestión ambiental y beneficia la salud de las personas, la Asamblea General de Naciones Unidas declaró el 3 de junio como el día mundial de la bicicleta. Eso sí, el reconocimiento para este invento con dos siglos de vida (su origen se remonta a 1817) se ha hecho esperar: la ONU no declaró el día mundial de la bicicleta hasta el año 2018.

Por el bien de nuestra salud y la del planeta, cada día debería ser el día mundial de la bicicleta, puesto que pedalear no sólo es una buena manera de hacer ejercicio físico, sino que juega un papel clave en la creación de ciudades libres de emisiones de carbono. Así lo afirma un estudio liderado por la universidad de Oxford, que apuesta por lo que denomina una movilidad activa (en bicicleta y/o a pie) en lugar de en coche eléctrico.

El profesor Christian Brand, uno de los autores del informe, advierte que centrarse en los vehículos eléctricos es una piedra en el camino hacia el objetivo “emisiones cero”. Indica que ralentizan la transición hacia una movilidad sin humos dañinos y apunta también que no están totalmente exentos de emisiones porque hay que tener en cuenta el dióxido de carbono (CO2) que se genera durante su proceso de fabricación. En cambio, moverse en bici es la fórmula más rápida y con mayor potencial para frenar el calentamiento global. Destacan también que es el método de transporte más económico, saludable, respetuoso con el medio ambiente y el más adecuado para las transitadas calles urbanas.

3 de junio día mundial de la bicicleta

 

Estas conclusiones son el resultado de observar, durante dos años, los desplazamientos de 4.000 personas en Londres, Amberes, Barcelona, Viena, Örebro, Roma y Zúrich. Los autores concluyeron que quienes utilizan la bicicleta en su día a día tienen una huella de carbono un 84% inferior en comparación con quienes no la usan. Otro dato interesante del mismo estudio: al hacer en bicicleta en lugar de en coche de motor de combustión un único desplazamiento diario se puede dejar de emitir media tonelada de CO2 al cabo de un año, evitando así las emisiones equivalentes a un viaje de ida en avión entre Londres y Nueva York.

Ayudas para bajar del coche y subirse a la bicicleta

En abril de 2021, la Asamblea Nacional de Francia votó unánimemente a favor de una enmienda a la ley de cambio climático para ampliar las primas de conversión a “las personas que deseen reemplazar un vehículo viejo” contaminante por “una bici eléctrica”. Se trata de un subsidio de 2.500 euros para comprar una bicicleta eléctrica a cambio de entregar el coche antiguo. Antes que Francia, países como Finlandia o Lituania ya habían aplicado esta misma medida con éxito.

El país galo lleva tiempo fomentando el uso de las bicicletas, con iniciativas como pagar a quienes fuesen al trabajo con este método de transporte o bien ofreciendo un cheque regalo de 50 euros para la puesta a punto de estos vehículos.

día mundial de la bicicleta

 

La COVID-19 dispara las ventas de bicicletas

“Por primera vez, la demanda es superior a la oferta e incluso hay una dotación presupuestaria para el sector”, aseguraba Iñigo Isasa, presidente de AMBE (Asociación de Marcas y Bicicletas de España), en un acto público en febrero de 2021. La pandemia de la COVID-19 ha disparado las ventas y no sólo en España. “Una situación singular y hasta inesperada para un invento que no es precisamente nuevo”, señala el periodista de La Vanguardia Piergiorgio M. Sandri en un artículo.

Se desconocen todavía los datos relativos a las ventas del año 2020, pero podrían ser un 40% superiores a las de un año antes, cuando se comercializaron 1,26 millones de bicicletas. Pero una cosa es comprar y otra es el uso que se le dé al vehículo una vez en casa. El estudio El ciclismo, ante su mayor puerto estima que 7,9 millones de españoles utilizan la bicicleta al menos una vez al mes como parte de su rutina de actividad física y práctica deportiva. Todavía queda mucho por mejorar, sobre todo entre el público femenino, que es aún minoritario en este aspecto.

Un invento de comienzos del siglo XIX

Aunque ya en el antiguo Egipto se tiene constancia de la fabricación de aparatos similares a una bicicleta, se considera que su precursor fue un vehículo de dos ruedas creado en 1817 por el barón alemán Karl Christian Ludwig Drais von Sauerbronn. Lo llamó ‘la máquina andante’ (en alemán, laufmaschine) porque para moverse el usuario debía empujar alternativamente con el pie izquierdo y el derecho hacia adelante, de forma semejante al movimiento de un patinador. Esta máquina, denominada inicialmente draisiana en honor a su inventor y posteriormente llamada más comúnmente velocípedo, evolucionó rápidamente.

La construcción de la primera bicicleta con pedales se atribuye al escocés Kirkpatrick Macmillan, en el año 1839.

El otro día mundial de la bicicleta

Antes de la declaración de Naciones Unidas, la bicicleta ya tenía un día propio, el 19 de abril. Se cambió por la rocambolesca historia detrás de esta fecha que hace referencia al 19 de abril de 1943, cuando Albert Hofmann realizó un autoexperimento para determinar los efectos de la dietilamida de ácido lisérgico (LSD), droga de la que es considerado ‘el padre’. Tres días antes, el químico suizo había ingerido una pequeña cantidad de LSD de forma accidental mientras la manipulaba, descubriendo así sus efectos. Con el objetivo de estudiar dichos efectos, la volvió a tomar de forma deliberada y en mayor cantidad. Menos de una hora después, Hofmann empezó a experimentar intensas y repentinas alteraciones de la percepción.

El científico pidió a su ayudante de laboratorio que lo escoltara hasta su casa. Debido a que el uso de vehículos motorizados estaba prohibido a causa de las restricciones impuestas durante la Segunda Guerra Mundial, se vio obligado a ir en bicicleta. ¡Menudo viaje que tuvo, el pobre! Explicó que veía a su vecina de al lado como una bruja. Pensaba que se estaba volviendo loco y creía que el LSD lo había envenenado.

Por suerte, los viajes en bicicleta como el de Hofman son una rara excepción. Para el común de los mortales, pedalear es un método de transporte práctico y económico, además de muy saludable.

Lorena Farràs

Etiquetas: Días mundiales

Comentarios


También te puede gustar...

Animales en peligro de extinción en España y por qué hay que protegerlos
ClimAlert ?
Hambre, cambio climático y covid-19
soluciones basadas en la naturaleza
Soluciones basadas en la naturaleza