Cepillo de dientes de bambú: por qué deberías utilizarlo

El 1 % del plástico de los océanos son cepillos de dientes. Descubre otras opciones menos dañinas para el medioambiente para llevar a cabo tu higiene dental diaria.

¿Tienes ya un cepillo de dientes de bambú? En este artículo te explicamos por qué deberías dejar de utilizar los de plástico, te proponemos nuevos usos para tus cepillos viejos y te indicamos qué productos de tu higiene bucal generan, de alguna manera, un impacto negativo en el medioambiente.

La mayoría de nosotros nos cepillamos todos días los dientes con un objeto de plástico. El mango, sus cerdas y hasta parte del envase en el que lo compramos está formato por un tipo de plástico difícilmente reciclable y que debemos cambiar cada tres o cuatro meses según nos dicen los expertos.

La alternativa se encuentra cada vez más fácilmente en el mercado, donde existen fabricantes de cepillos de dientes de bambú, de madera, o con cabezales reemplazables  o ecológicos.

Cepillo de dientes de bambú, las cifras que justifican su uso:

  • Una persona utiliza unos 300 cepillos de dientes a lo largo de su vida.
  • En España se venden 160 millones de cepillos de dientes de plástico al año lo que suponen 2.800 toneladas de residuos.
  • El 1 % del plástico de los océanos son cepillos de dientes.
  • Un cepillo de dientes de plástico tarda más de 400 años en descomponerse en el mar.

Una segunda vida para los cepillos viejos

Para los cepillos viejos, en la web es.wikihow.com encontramos ideas muy curiosas para reutilizar y darles valor. Desde pensar otro uso hasta crear algo completamente nuevo con los mangos y las cerdas. Por ejemplo, usarlos para limpiar áreas pequeñas como ranuras de fregaderos y grifos, manchas en ropa, quitar el queso incrustado en el rallador o realizar marcadores para las plantas, usarlos para revolver pintura en latas pequeñas o hacer manualidades con el cepillo usándolo a modo de pincel para introducir una textura nueva con acuarelas y pintura acrílica.

Otra campaña muy interesante es 'Uno menos en el mar'. Brushboo, la Asociación Ambiente Europeo, en colaboración con TerraCycle, quieren lograr recuperar 10.000 cepillos de dientes de plástico en distintos puntos de recogida de toda España para convertirlos de nuevo en materia prima. Aún estás a tiempo de participar, la iniciativa se amplía durante todo el mes de mayo.

Plástico, también en la pasta de dientes

El de los cepillos no es el único plástico que utilizamos e incluso ingerimos al lavarnos los dientes. Algunas pastas llevan sustancias como microplásticos (partículas de menos de 5 milímetros, similar a un grano de arroz) primarios, podemos verlos en la publicidad en dentífricos y otros productos como geles y cosméticos con el nombre de microesferas o microperlas.

Este tipo de plásticos desaparecerá en la Unión Europea si sale adelante una propuesta de restricción de las partículas microplásticas  que se añaden intencionadamente a los productos realizada por la Agencia Química Europea (ECHA) y que se espera se convierta en ley en toda Europa para el año 2020. Con esta medida se calcula que durante 20 años se reduciría la cantidad de microplásticos liberados al medioambiente en la Unión Europea en alrededor de 400 mil toneladas.

Otros países como Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido o Nueva Zelanda ya han regulado el uso de microplásticos en este tipo de productos. Por el momento, tendremos que fijarnos en el etiquetado de estos productos y sustituirlos por otros más saludables para nosotros y el planeta. Al igual que el cepillo de dientes de bambú, de madera, o con cabezales reemplazables  o ecológicos, también podemos encontrar alternativas naturales para la pasta de dientes. Incluso, existen sencillas con las que realizar pasta de dientes en casa.

El uso de plásticos y microplásticos secundarios no acaba ahí. El envase de la pasta de dientes suele ser casi siempre de plástico con escasas opciones diferentes, más allá de las cajitas metálicas de pasta dental sólida y recargable. No obstante, en este caso, sí que es sencillo su reciclaje solo tenemos que depositar nuestros envase vacío en el contenedor amarillo.

Con pequeños gestos como empezar a usar un cepillo de dientes de bambú o con cabezales reemplazables , reciclar tu cepillo viejo o utilizar una pasta de dientes sólida puedes contribuir a reducir la contaminación del plástico. ¿Por qué no ponerte ya a ello? Cuanto antes comiences, mayor será tu impacto positivo.

Comentarios