La contaminación atmosférica en las ciudades

La contaminación atmosférica ha provocado la muerte prematura de 93.000 españoles en los últimos 10 años y varias ciudades han puesto en marcha acciones concretas para reducir la polución

Miniatura

Según el informe “El aire que respiras: la contaminación atmosférica en las ciudades”, publicado por el Observatorio DKV Salud y Medio Ambiente del Instituto DKV de la Vida Saludable, la polución que respiramos es uno de los problemas medioambientales que más está afectando a nuestra salud pública. Un hecho especialmente preocupante, ya que en datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 92% de la población mundial respira aire contaminado y varios informes sitúan la cifra de muertos prematuros en España en 93.000 en la última década.

Niños, ancianos y mujeres serían los más afectados por la contaminación atmosférica y más de un centenar de enfermedades podrían estar relacionadas con la mala calidad del aire. A las conocidas enfermedades respiratorias y alergias, deberíamos sumar una larga lista de patologías, como afecciones cardiovasculares, trastornos neuropsicológicos, algunos tipos de cáncer o incluso problemas de reproducción, como se explica en el blog Quiero cuidarme.

Impacto-contaminacion-salud-825x464(1).jpg

¿Cómo reducir la contaminación atmosférica?

“El aire que respiras: la contaminación atmosférica en las ciudades” destaca la necesidad de implantar medidas legales y sobre todo de transformar la movilidad de los ciudadanos. En ese sentido, cuatro ciudades españolas han puesto en marcha políticas públicas municipales pioneras que el informe pone como ejemplo.

Pontevedra: tráfico evaporado

La ciudad gallega contaba en 1996 con una concentración; de coches por km2 mayor al de otros municipios mucho mayores y más poblados, por lo que optó por aprobar una política de tráfico evaporado (“evaporating traffic”) o tráfico desaparecido (“disappearing traffic”). Este principio se basa en empeorar el tráfico rodado y provocar la imposibilidad o las graves dificultades para circular y estacionar. El resultado: disminuye la demanda y se reducen los problemas de circulación. Reducción del límite de velocidad, calles de ‘preferencia absoluta peatonal’, eliminación de tráfico pesado ordinario, “metrominuto”… fueron algunas de las medidas de Pontevedra para conseguirlo.

Vitoria-Gasteiz: cambio de jerarquía

Capital Verde Europea en 2012 Vitoria destaca por ser una de las urbes españolas más avanzadas en movilidad, ya que no solo ha reducido el uso del coche a favor del peatón, sino que también ha mejorado el transporte público, ha avanzado en la cultura de la bici y ha reverdecido la ciudad. Es el resultado de un continuado proceso de consultas ciudadanas y planes para hacer más habitable y sostenible la ciudad, gracias a los que se han tomado medidas como la “supermanzana” con circulación restringida, aparcamientos periféricos Park & Ride, ampliar la red de carriles bici o una nueva red de autobuses urbanos.

Sevilla: 70.000 viajes diarios en bici

De 12.000 viajes diarios en bicicleta en 2006, Sevilla pasó a sumar 70.000 en 2011 por el impulso del ayuntamiento de dicha ciudad. Una cifra que se alcanzó con aumento de la red de vías ciclistas y los tres servicios públicos de bicicleta diferentes: el sistema de bicicleta pública del Ayuntamiento de Sevilla (SEVici), el del Consorcio de Transporte Metropolitano del Área de Sevilla Bus+Bici y el de larga duración de la Universidad de Sevilla (SIBUS).

Madrid: episodios de contaminación

La capital española destaca por su prolongado incumplimiento de los límites legales de contaminación y resulta, al mismo tiempo, interesante por su experiencia en responder a episodios de exceso de contaminación. En 2015 comenzaron las restricciones de aparcamiento, velocidad y circulación como consecuencia de la aplicación del protocolo contra contaminación en la ciudad para cumplir la normativa europea. Actualmente se ha presentado un nuevo protocolo para episodios de contaminación por NO2 que contempla la novedad de limitar la circulación en función de pegatinas ambientales emitidas por la Dirección General de Tráfico (DGT), en lugar de la numeración de pares o impares de las matrículas.

Puedes descargar el informe “El aire que respiras: la contaminación atmosférica en las ciudades” aquí.

Etiquetas: Salud