Movilidad sostenible: una asignatura pendiente en las ciudades

Car pooling, car sharing, bicis eléctricas, patinetes... ¿Cómo podemos transformar la manera de movernos por la ciudad para hacerla más sostenible?

movilidad sostenible

Escribía el cantautor Fito Páez a principios de los noventa eso de que nadie importa en la ciudad si nadie espera. Casi treinta años después, cada vez son más los que aguardan en ella… y la tendencia es que el número vaya en aumento: según datos de Naciones Unidas, en el año 2050 más del 70% de la población vivirá en ciudades. Actualmente, estos grandes núcleos son ya grandes consumidores de recursos y generadores de residuos, por lo que las actuaciones que se lleven a cabo en ellas, como la apuesta por la movilidad sostenible, serán cruciales para hacer frente al cambio climático.

¿Cómo vivir y desplazarse en grandes centros urbanos donde se concentran millones de personas que se mueven cada día por sus calles? Teniendo en cuenta que alrededor del 70% de las emisiones que se producen en las ciudades tienen que ver con el tráfico rodado, apostar por medios de transporte colectivos, por vehículos más ecológicos o por alternativas de uso compartido son algunas de las medidas necesarias para garantiza que las urbes cuenten con más espacio.

Por ejemplo, según calcula Greenpeace, un autobús lleva a las mismas personas que 41 coches, pero en 16 veces menos espacio– y con un aire de mejor calidad. Este último punto es uno de los que más preocupa a los gobernantes de metrópolis como Madrid o Barcelona, que han empezado a implementar zonas de bajas emisiones para intentar reducir la contaminación que, según el informe El aire que respiras: la contaminación atmosférica en las ciudadeselaborado por el Observatorio DKV de Salud y Medio Ambiente del Instituto DKV de la Vida Saludable– ha sido el responsable de la muerte prematura de 93.000 personas en España durante la última década.

El transporte público, el gran aliado de la movilidad sostenible

La principal apuesta de las ciudades es el transporte público colectivo, capaz de mover a gran cantidad de personas reduciendo el espacio ocupado por los vehículos privados. Trenes, autobuses, metros o tranvías son los principales aliados de la movilidad urbana ya que, por ejemplo, solo en Madrid –donde hay más de 1,7 millones de vehículos registrados–, cada día más de un millón y medio de personas utilizan los servicios de la EMT, también desde ciudades de la periferia. Además, la flota está en plena transición al eléctrico o a otros combustibles menos contaminantes con el objetivo de ser neutros en emisiones este año.

Más allá de los conocidos medios de transporte tradicionales, y conscientes de los retos presentes y futuros de la movilidad, las ciudades se han llenado en los últimos años de alternativas más sostenibles. A los servicios de alquiler público de bicicletas o patinetes eléctricos se han sumado otras alternativas de uso compartido mediante plataformas privadas. El auge del car pooling –trayectos en coche compartidos por personas desconocidas– y del car sharing –vehículos compartidos por los diferentes usuarios– son algunas de las nuevas modalidades de transporte más populares en las grandes ciudades para reducir el espacio ocupado por coches que llevan a muy pocos ocupantes: si cada uno lleva de media 1,2 viajeros y permanece aparcado durante el 97% del tiempo, compartir trayectos o vehículos es una de las principales tareas pendientes para moverse de manera más sostenible por la jungla de asfalto.

ETHIC

Etiquetas: Contaminación Ética

Comentarios


También te puede gustar...

ODS
Agenda 2030: los ODS en el mundo que viene
Contaminación tras la pandemia
Las lecciones sobre contaminación que deja la pandemia
Tecnología contra el coronavirus
La tecnología, una gran aliada contra el coronavirus