Plásticos de un solo uso, ¿ha llegado su fin?

El pasado mes de abril el Parlamento Europeo ratificó la prohibición de los plásticos de un solo uso a partir del año 2021. Su objetivo es reducir el impacto negativo de este material en el medioambiente. Conoce cómo te va a afectar esta medida.

¿Los plásticos de un solo uso van a desaparecer por completo? El pasado mes de abril el Parlamento Europeo ratificó la prohibición de estos a partir del año 2021, los Estados miembros tendrán dos años para trasladarla a las leyes nacionales. El objetivo de la Directiva es prevenir y reducir el impacto de determinados productos de plástico en el medioambiente. En particular, en el medio acuático y en la salud humana. También, fomentar la transición a una economía circular con modelos empresariales, productos y materiales innovadores, contribuyendo también al funcionamiento eficiente del mercado interior.

Algunas cifras de la Comisión Europea: 

  • Más del 80 % de la basura encontrada en el mar es plástico siendo el 70 % del total de los desechos marinos productos que prohíbe este acuerdo.  Debido a su lento proceso de descomposición, el plástico se acumula en mares y playas, en la UE y en el mundo. El plástico es ingerido por los animales, como tortugas, focas, ballenas y aves, y también por peces y mariscos, por lo que acaba llegando a nuestros platos.
  • Los daños ambientales evitados hasta 2030 tendrían un coste 22.000 millones de euros.
  • Además se evitará la emisión de 3,4 millones de toneladas de CO2 equivalente para 2030.

En mayo de 2018, la Comisión Europea presentó una propuesta legislativa para tratar el problema de la basura marina a partir de plásticos. Esta propuesta se basaba en el Plan de Acción para una economía circular en Europa que ya en 2015 anunciaba que se adoptarían medidas con objetivos ambiciosos para hacer frente a los impactos de los residuos plásticos. También se fundamentaba en la “Estrategia europea para el plástico en una economía circular” publicada en enero de 2018 con objeto de proteger a los ciudadanos y el medio ambiente de la contaminación del plástico y favorecer al mismo tiempo el crecimiento y la innovación.

La propuesta siguió su proceso legislativo incorporando diferentes aportaciones y finalmente, el miércoles 27 de abril de este año, el pleno del Parlamento Europeo aprobó - con 560 votos a favor, 35 en contra y 28 abstenciones- la normativa que prohibirá los plásticos de un solo uso a partir del año 2021. 

La Directiva contempla diferentes medidas aplicables a distintas categorías de productos de manera que los plásticos de un solo uso no podrán comercializarse cuando haya alternativas fácilmente disponibles y asequibles

Plásticos de un solo uso que deberán desaparecer en 2021

  • Cubiertos de plástico de un solo uso (cucharas, tenedores, cuchillos y palillos).
  • Platos de plástico de un solo uso.
  • Pajitas.
  • Bastoncillos de algodón para los oídos fabricados en plástico.
  • Palitos de plástico para sostener globos.
  • Plásticos oxodegradables, contenedores alimenticios y tazas de poliestireno (corcho blanco).

¿Y qué pasa con las botellas de plástico?

Las botellas de plástico se encuentran en los 10 primeros productos de plástico encontrados en las playas europeas. Entre 2014 y 2017, gracias a la campaña (Marine LitterWatch) de la Agencia Europea de Medio Ambiente -  AEMA, se realizó la recogida de datos de basura marina de cerca de 700.000 artículos de desecho. El 3 % de la basura registrada encontrada en nuestras playas eran botellas de plástico.

Las botellas de plástico no han sido incluidas entre los productos que estarán prohibidos dentro de 2 años. Sin embargo, en torno a ellas, se han marcado unas pautas que deberán cumplir los Estados miembros

•    En 2025 el 25% del plástico de las botellas deberá ser reciclado y en 2030 el 30%.
•    En 2029 el 90% de las botellas de plástico tendrán que ser recuperadas. 

Otra de las medidas que recoge la Directiva será ampliar la responsabilidad de los fabricantes, reforzando el principio de “quien contamina paga”. Afectará en particular al tabaco y a los fabricantes de aparejos de pesca, que tendrán que asumir el coste de la recogida de redes perdidas en el mar. Los fabricantes estarán obligados, asimismo, a incluir en el etiquetado advertencias sobre el impacto medioambiental de los cigarrillos con filtros de plástico, las tazas de plástico, las toallitas húmedas y las compresas higiénicas.

Reacciones a la nueva normativa europea contra los plásticos de un solo uso

Desde Greenpeace consideran que es un paso adelante contra los plásticos de un solo uso pero señalan cómo el impacto real dependerá de la ambición que  tengan los gobiernos al adoptar la Directiva. La organización demanda al próximo gobierno de España que adopte objetivos ambiciosos de inmediato, que fomenten la reutilización y no la sustitución del plástico por otros materiales de un solo uso, y que garanticen que los productores pagan por la contaminación que generan. 

La ONG Amigos de la Tierra reclama medidas para evitar los efectos del plástico sobre la salud humana y nuestro ecosistema. Ante la noticia del Parlamento se hacían eco de un estudio recién publicado, “Plástico y Salud. El Coste oculto de un planeta de plástico”. Este trabajo demuestra los problemas de salud desencadenados por la crisis del plástico de un solo uso. Las afecciones van desde las cancerígenas, cardiovasculares o enfermedades relacionadas con el sistema nervioso y reproductivo. También piden al Gobierno que prohíba el uso de plásticos de usar y tirar para velar por la salud de la ciudadanía, su alimentación y el medio ambiente. 

PlasticsEurope, asociación paneuropea de fabricantes de materias primas plásticas, pide una implementación coherente y armonizada de la prohibición en todos los Estados miembros. Concretamente piden a la Comisión Europea que lleve a cabo, a la mayor brevedad, el siguiente paso previsto en la Directiva desarrollando directrices claras sobre definiciones y categorías, con el fin de evitar diferentes interpretaciones entre los Estados miembros.

Comentarios