Playas limpias, playas sanas

Mantener las playas limpias puede conseguirse si llevamos a cabo algunas sencillas acciones: recoger nuestros residuos, no desperdiciar agua... ¡todas a nuestro alcance!

Las playas son entornos naturales muy sensibles a la acción del hombre. Ahora que el verano está en pleno apogeo, conviene recordar cómo podemos hacer entre todos para mantener nuestras playas limpias y conservar su biodiversidad.

¿Cómo mantener las playas limpias y saludables?

  • Recoge cualquier residuo después de tu jornada playera: restos de comida, latas, botellas, bolsas, botes de crema vacíos… Muchas playas disponen de cubos de basura e incluso de contenedores para reciclar. ¡No te olvides las colillas!
  • Respeto al entorno: a las rocas, las algas, los peces… tanto en la orilla como en el mar (si buceas o pescas).
  • No desperdicies agua: como en casa, la ducha en la playa debe de ser rápida y siempre teniendo presente que el agua es un bien escaso.
  • Transporte púbico: deja el coche en casa y coge el autobús, metro o tren para llegar hasta la arena, así reducimos la contaminación en el entorno de la playa. Si utilizas la bici, aún mejor.
  • Respeta la tranquilidad de los demás: las playas suelen entornos donde la gente acude a relajarse, pero, si están muy masificadas, pueden ser un nido de contaminación acústica, un problema más grave de lo que nos pensamos. Así que intenta no hablar exageradamente alto y evita poner música para respetar la tranquilidad que la mayoría de la gente espera de este entorno. 

Etiquetas: Salud