Tipos de plásticos: clasificación y reciclaje

Desde el nacimiento del plástico, su forma y propiedades se han ido transformando según las necesidades de uso de cada época. Cada tipo de plástico tiene usos distintos y contiene diferentes tóxicos, te damos las claves para distinguirlos.

tipos de plásticos y reciclaje

¿Sabías que hay numerosos tipos de plásticos y que cada uno tiene unas características únicas? Desde la aparición de este material en el siglo XIX y tras pasar por múltiples ensayos e investigaciones, su forma y sus propiedades han experimentado numerosos cambios para adaptarse a la demanda de cada momento. De esta manera, encontramos dos grandes grupos de plásticos según su naturaleza: naturales y sintéticos. Por otro lado, dependiendo de su estructura interna, podemos dividirlos en termoplásticos, termoestables o elastómeros.

Estos cambios sufridos por el material tienen una incidencia directa en su reciclabilidad. Así, los elementos de su composición determinarán cómo de posible es recuperar materia de estos plásticos para reutilizarla y establecer una cadena de consumo menos contaminante.

Para desglosar los tipos de plásticos registrados, vamos a dejar atrás las categorías anteriormente mencionadas y nos vamos a servir de la clasificación que establece el Código de Identificación de Plástico, un sistema creado por la Sociedad de la Industria de Plásticos en el año 1988. Esta metodología se emplea en el sector industrial de manera internacional para identificar fácilmente el material con el que está elaborado y su posibilidad de reciclaje. Es muy posible que lo reconozcas por haberlo visto en numerosos productos. Este sistema se basa en el conocido "triángulo de Moëbius", que rodea un número del 1 al 7.

A continuación, haremos un repaso de los distintos tipos de plástico, su uso más habitual antes y después del reciclado, su facilidad de reciclaje (en una escala del 1 al 4 en la que 1 es muy fácil y 4 muy difícil) y las sustancias tóxicas más habituales en cada uno de ellos, según el informe “Desengancharse del plástico” de Ecologistas en Acción

tipos de plásticos clasificación reciclaje

 

PET o PETE (tereftalato de polietileno)

Se emplea en botellas de bebidas como refrescos o agua, además de otros envases ligeros como paquetes de comida, botes de crema y otros usos farmacéuticos. Su segunda vida es habitualmente nuevas botellas, textiles para prendas de vestir, alfombras, maquetas, lonas y velas náuticas o hilos y cuerdas. Su nivel de facilidad de reciclaje es 1 y las sustancias tóxicas que contiene son antimonio, formaldehido, acetaldehído y ftalato. Supone el 11% de residuos plásticos en el planeta.

HDPE (polietileno de alta densidad)

Se utiliza en numerosos envases no transparentes como botellas de leche, detergentes, paquetes de comida o de aceite para motores. Su uso tras el reciclado suele ser para nuevos envases, cajas, macetas, contenedores de basura, juguetes, tubos, piezas de mobiliario urbano y de jardín o nuevas botellas de detergente. A pesar de que su nivel de facilidad de reciclaje es 1, es un material más resistente que el PET, y contiene antimonio como sustancia tóxica. Comporta el 14% de residuos plásticos en el medioambiente.

tipos de plásticos macetas HDPE (polietileno de alta densidad)

PVC (policloruro de vinilo)

Empleado en tarjetas de crédito, tuberías y otros materiales de construcción, revestimiento de cables, pieles sintéticas y marcos de puertas y ventanas. Se puede reutilizar tras su reciclado en suelas para calzado, reglas, otros artículos para el hogar, muebles para exteriores y tubos para el riego. Es uno de los tipos de plásticos más difíciles de reciclar situándose en un nivel 4, y la sustancia tóxica que lo integra es nonilfenol. Implica el 5% de residuos plásticos.

LDPE (Polietileno de baja densidad)

Con este tipo de plástico se elaboran el film adhesivo, las bolsas de la compra, el plástico de burbujas, botellas más flexibles, bolsas de suero, ampollas flexibles o aislantes de cableado. Pueden convertirse en el mismo producto de origen en su reciclado, además de tener otros usos como muebles, macetas, tubos o membranas aislantes. Su reciclabilidad es factible al tratarse de un nivel 2, y contiene las sustancias tóxicas ftalatos, aldehídos, cetonas, ácidos y carboxílicos. Por su parte, entraña el 20% de los residuos plásticos en el planeta, uno de los porcentajes más elevados.

tipos de plástico LDPE (Polietileno de baja densidad) burbujas

PP (Polipropileno)

De polipropileno están hechos los tapones de botellas, las pajitas, los tupperwares, las neveras portátiles, piezas de automóviles, fibras de algunos tejidos, alfombras, lonas e incluso pañales o material médico como jeringuillas. Tras su reciclaje puede constituirse como contenedores para transporte, equipos de jardinería, sillas de plástico, textiles, escobas, cubos de fregar o raspadores de hielo. Al igual que el LDPE, su reciclabilidad es de nivel 2. Contiene muchas sustancias tóxicas como ftalato, aldehídos, cetonas, ácidos, carboxílicos, fenol y sustancias perjudiciales estimulantes de la esclerosis. Supone el 19% de residuos plásticos.

PS (Poliestireno)

Estos tipos de plásticos se encuentran en materiales térmicos como vasos para bebidas calientes, envases de yogures, cubiertos de plástico, hueveras, rellenos para embalaje, bandejas de comida, aislantes, piezas de electrodomésticos y juguetes. Su uso tras el reciclado suele ser como aislamientos térmicos, material de oficina, perchas, macetas o cubos de basura. Su nivel de reciclabilidad se sitúa en el 3, lo que lo convierte en un material de difícil reutilización. Por otra parte, contiene como sustancias tóxicas antimonio, bromo, estireno, etilbenceno, tolueno y benceno. Comporta el 6% de residuos plásticos en el medioambiente.

Otros tipos de plásticos

Aquí se incluyen las mezclas de varios tipos de plásticos empleados en artículos electrónicos, electrodomésticos, piezas industriales, artículos médicos, garrafas de fuentes de agua o colchones. Se pueden transformar tras su reciclaje en fibras de nailon, discos compactos o piezas de coches. Lamentablemente, al no conocer con certeza los tipos de resinas que contienen, su reciclabilidad alcanza el nivel 4, es decir, prácticamente imposible. Puede integrar componentes tóxicos como el antimonio, el bromo y el bisfenol A y ostenta la cifra más alta de residuos plásticos en el planeta con un 24%.

Esta puede ser una buena hoja de ruta para conocer mejor el plástico que pasa por nuestras manos y el impacto de su creación y uso en el medioambiente. Sin embargo, para aspirar a un planeta más limpio y a un consumo más sostenible, es muy importante ir reduciendo poco a poco la cantidad de plásticos que empleamos a diario e intentar sustituirlos por materiales reutilizables, más duraderos y, especialmente, que no comporten un solo uso.

 

Pablo Rodríguez

Comentarios


También te puede gustar...

tonelada_de_CO2
Tonelada de CO2: la unidad de medida de la crisis climática
contaminación de los volcanes
Por qué los volcanes no emiten a la atmósfera más CO2 que los humanos en el mismo periodo de tiempo
mosquitos invasores
Mosquitos invasores y cambio climático