Las zonas costeras y otros espacios relacionados con el agua son considerados por la sociedad lugares propicios para la salud. En cambio, la evidencia científica es escasa y solo recientemente han aparecido estudios que respaldan sus efectos positivos sobre la salud y el bienestar. [Leer Entrada]

Se calcula que un 17% de la carga de enfermedad del ictus es atribuible a la contaminación atmosférica, que en nuestras ciudades es debida principalmente al tráfico. Exponerse a un aire de mala calidad puede tener efectos a corto y a largo plazo sobre la salud cardiovascular. [Leer Entrada]

La obesidad y la diabetes son enfermedades crónicas con una alta prevalencia. Aunque la evidencia científica todavía no es concluyente, existen estudios que sugieren que los espacios verdes podrían proporcionar un efecto protector frente a ambas. [Leer Entrada]

Los efectos beneficiosos de los espacios verdes sobre la salud generan una atención creciente en la comunidad científica. El vínculo entre naturaleza y salud, sin embargo, no es nuevo para la medicina. [Leer Entrada]