Espacios verdes, obesidad y diabetes, ¿conoces su relación?

La obesidad y la diabetes son enfermedades crónicas con una alta prevalencia. Aunque la evidencia científica todavía no es concluyente, existen estudios que sugieren que los espacios verdes podrían proporcionar un efecto protector frente a ambas.

Los espacios verdes, la obesidad y la diabetes pueden estar relacionados. Así lo indican algunos estudios que defienden que estar en contacto con la naturaleza puede ejercer un efecto protector ante este tipo de patologías.

La obesidad y la diabetes son enfermedades crónicas de gran importancia para la salud pública debido a su alta prevalencia y sus importantes consecuencias en la salud. En España, aproximadamente el 41% de los niños y niñas entre los 6 y los 9 años y el 39% de los adultos tienen sobrepeso y/u obesidad, siendo una de las prevalencias más altas de Europa (Aranceta-Bartrina et al., 2016; WHO, 2018). Además, aproximadamente el 14% de los españoles mayores de 18 años tiene diabetes tipo 2, y, a partir de los 75 años, la prevalencia asciende al 41% en mujeres y al 37% en hombres (Soriguer et al., 2012). 

La obesidad y diabetes tipo 2, dos enfermedades estrechamente relacionadas entre sí, son provocadas por una interacción de múltiples factores genéticos y no genéticos, entre los cuales destacan la falta de actividad física y el incremento de una alimentación con alto contenido calórico (Yach et al., 2006). En los últimos años la comunidad científica está aplicando una visión más holística para entender los factores de riesgo, investigando cómo interactúan entre sí las causas individuales, sociales y ambientales (Krieger, 2001). Uno de estos factores ambientales que ha tomado interés creciente es la exposición a espacios verdes y a entornos naturales. 

Entendemos por espacios verdes las zonas parcial o totalmente cubiertas por vegetación que pueden encontrarse en muchas formas, que van desde grandes bosques a parques pequeños o incluso a árboles en la calle. La evidencia científica sobre los beneficios que estos espacios naturales pueden aportar a la salud humana es creciente e incluye algunos estudios que sugieren un efecto protector frente a la obesidad y a la diabetes tipo 2.

Espacios verdes, obesidad y diabetes

En lo que se refiere a las posibles relaciones entre exposición a espacios verdes y diabetes, la literatura científica no es muy abundante todavía. La investigación más potente realizada hasta la fecha es un estudio prospectivo, llevado a cabo en Gran Bretaña, que no solo contó con una población amplia (23.865 adultos), sino que además realizó seguimiento a lo largo de dos  décadas (Dalton et al., 2016). Las conclusiones revelaron que las personas que vivían en los barrios más verdes tenían un riesgo un 19% menor de desarrollar diabetes (hazard ratio (HR) = 0.81; 95% CI 0.65, 0.99) que aquellas que vivían en áreas menos verdes. Los resultados de este trabajo se encuentran en línea con los de otros tres estudios anteriores realizados con un diseño transversal y que también sugieren que los espacios verdes residenciales pueden proteger contra la diabetes (Astell-Burt et al., 2014; Gray et al., 2014; Maas et al., 2009). 

Aunque algo más numerosas, las evidencias sobre una posible relación entre espacios verdes y obesidad resultan menos consistentes. Un estudio transversal realizado recientemente en Holanda con la participación de 387.195 personas adultas observó que aquellas que vivían en las zonas con más espacios verdes tenían un riesgo un 12% menor de padecer sobrepeso y/u obesidad que los adultos que vivían en zonas con menos espacios verdes (odds ratio (OR) = 0.88; 95% Intervalo de confianza (IC): 0.86, 0.91) (Klompmaker et al., 2018). Otro estudio transversal realizado en Inglaterra con 333.183 participantes de entre 38 y 73 años sugería que a mayor exposición a entornos naturales, menor índice de masa corporal (IMC) (reducción del IMC = −0.12 kg/m2, 95% IC: −0.14, −0.10 kg/m2), y un 3% menos riesgo a tener obesidad (riesgo relativo = 0.97, 95% IC: 0.96, 0.98) (Sarkar, 2017). 

En esta misma línea, en el año 2018 Petraviciene et al. publicaron uno de los pocos estudios existentes centrados en población infantil. Contando con la participación de 1.489 niños y niñas de Lituania, realizaron una investigación transversal para llegar a la conclusión de que una mayor exposición residencial a espacios verdes se asociaba con un menor riesgo de sobrepeso y/u obesidad.

Sin embargo, tal y como constatan las revisiones bibliográficas realizadas por James et al. (2015) y Lachowycz y Jones (2011), estudios menos recientes encontraron resultados inconsistentes, mixtos o incluso asociaciones positivas entre exposición a espacios verdes y obesidad (Cummins and Fagg, 2012).

¿Por qué vías se produce el efecto protector de los espacios verdes?

Existen diversas vías que permitirían explicar la asociación entre espacios verdes, obesidad y diabetes. En primer lugar, los espacios verdes acostumbran a incluir  instalaciones seguras, accesibles y atractivas que invitan a ejercer actividad física en mayor medida que otros entornos urbanos (Markevych et al., 2017). Por otro lado, hay estudios psicológicos que demuestran que el contacto con la naturaleza tiene el potencial de mejorar la oxigenación y el metabolismo, así como de reducir el estrés psicofisiológico y la excreción de catecolaminas, hormonas del estrés que están asociadas a la obesidad visceral (Petraviciene et al., 2018). 

Se sabe también que las áreas verdes pueden mejorar la percepción del entorno residencial, incrementando la cohesión social y el sentimiento de comunidad, especialmente en la población más envejecida. Todos estos factores en conjunto promueven un transporte activo, lo cual contribuye a incrementar el nivel de actividad física (Markevych et al., 2017).
Además, la exposición a espacios verdes puede facilitar la homeostasis, lo cual, a su vez, puede reducir el riesgo de hiperglucemia en niños (Dadvand et al., 2018). Finalmente, los espacios verdes pueden reducir la exposición a la contaminación del aire y al ruido, dos factores ambientales asociados con un incremento del riesgo de obesidad y diabetes, tanto en adultos como en niños y niñas (Christensen et al., 2016; de Bont et al., 2019; Eze et al., 2015; Foraster et al., 2018; Jerrett et al., 2010; Sørensen et al., 2013).

En conclusión, aunque se precisan más estudios para esclarecer ciertos aspectos de relevancia, ya disponemos de evidencias que sugieren que los espacios verdes tienen un efecto protector contra el desarrollo de obesidad y diabetes, tanto en población infantil como adulta. Por lo tanto, la prescripción del uso de espacios verdes podría constituir una herramienta no farmacológica para ayudar a prevenir estos trastornos y que, además, cuenta con beneficios añadidos para la salud mental, la autoestima y el estrés, entre otros (Nieuwenhuijsen et al., 2017). Dado que el entorno en el que viven las personas es un determinante fundamental de su salud, promover el contacto con la naturaleza, incluso en entornos urbanos, es una manera de fomentar estilos de vida activos y saludables. 


Escrito por Jeroen de Bont, MsC en Salud Pública y ambientólogo, investigador en Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria (IDIAP Jordi Gol) y en Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).
 

Bibliografía
1. Aranceta-Bartrina, J., Pérez-Rodrigo, C., Alberdi-Aresti, G., Ramos-Carrera, N., Lázaro-Masedo, S., 2016. Prevalencia de obesidad general y obesidad abdominal en la población adulta española (25-64 años) 2014-2015: estudio ENPE. Rev. Esp. Cardiol. 69, 579–587. https://doi.org/10.1016/j.recesp.2016.02.010
2. Astell-Burt, T., Feng, X., Kolt, G.S., 2014. Is neighborhood green space associated with a lower risk of type 2 diabetes evidence from 267,072 australians. Diabetes Care 37, 197–201. https://doi.org/10.2337/dc13-1325
3. Christensen, J.S., Hjortebjerg, D., Raaschou-Nielsen, O., Ketzel, M., Sørensen, T.I.A., Sørensen, M., 2016. Pregnancy and childhood exposure to residential traffic noise and overweight at 7 years of age. Environ. Int. 94, 170–176. https://doi.org/10.1016/j.envint.2016.05.016
4. Cummins, S., Fagg, J., 2012. Does greener mean thinner Associations between neighbourhood greenspace and weight status among adults in England. Int. J. Obes. 36, 1108–1113. https://doi.org/10.1038/ijo.2011.195
5. Dadvand, P., Poursafa, P., Heshmat, R., Motlagh, M.E., Qorbani, M., Basagaña, X., Kelishadi, R., 2018. Use of green spaces and blood glucose in children; a population-based CASPIAN-V study. Environ. Pollut. 243, 1134–1140. https://doi.org/10.1016/j.envpol.2018.09.094
6. Dalton, A.M., Jones, A.P., Sharp, S.J., Cooper, A.J.M., Griffin, S., Wareham, N.J., 2016. Residential neighbourhood greenspace is associated with reduced risk of incident diabetes in older people: a prospective cohort study. BMC Public Health 16, 1–10. https://doi.org/10.1186/s12889-016-3833-z
7. de Bont, J., Casas, M., Barrera-Gómez, J., Cirach, M., Rivas, I., Valvi, D., Álvarez, M., Dadvand, P., Sunyer, J., Vrijheid, M., 2019. Ambient air pollution and overweight and obesity in school-aged children in Barcelona, Spain. Environ. Int. 125, 58–64. https://doi.org/10.1016/J.ENVINT.2019.01.048
8. Eze, I.C., Hemkens, L.G., Bucher, H.C., Hoffmann, B., Schindler, C., Künzli, N., Schikowski, T., Probst-Hensch, N.M., 2015. Association between Ambient Air Pollution and Diabetes Mellitus in Europe and North America: Systematic Review and Meta-Analysis. Environ. Health Perspect. 123, 381–389. https://doi.org/10.1289/ehp.1307823
9. Foraster, M., Eze, I.C., Vienneau, D., Schaffner, E., Jeong, A., Héritier, H., Rudzik, F., Thiesse, L., Pieren, R., Brink, M., Cajochen, C., Wunderli, J.-M., Röösli, M., Probst-Hensch, N., 2018. Long-term exposure to transportation noise and its association with adiposity markers and development of obesity. Environ. Int. 121, 879–889. https://doi.org/10.1016/J.ENVINT.2018.09.057
10. Gray, L.J., Dalton, A.M., Webb, D.R., Davies, M.J., Hill, S., Edwardson, C., Jones, A.P., Bodicoat, D.H., Yates, T., Khunti, K., O’Donovan, G., 2014. The association between neighbourhood greenspace and type 2 diabetes in a large cross-sectional study. BMJ Open 4, e006076. https://doi.org/10.1136/bmjopen-2014-006076
11. Guthold, R., Stevens, G.A., Riley, L.M., Bull, F.C., 2018. Worldwide trends in insufficient physical activity from 2001 to 2016: a pooled analysis of 358 population-based surveys with 1·9 million participants. Lancet Glob. Heal. 6, e1077–e1086. https://doi.org/10.1016/S2214-109X(18)30357-7
12. Imamura, F., Micha, R., Khatibzadeh, S., Fahimi, S., Shi, P., Powles, J., Mozaffarian, D., 2015. Dietary quality among men and women in 187 countries in 1990 and 2010: a systematic assessment. Lancet Glob. Heal. 3, e132–e142. https://doi.org/10.1016/S2214-109X(14)70381-X
13. James, P., Banay, R.F., Hart, J.E., Laden, F., 2015. A Review of the Health Benefits of Greenness. Curr. Epidemiol. Reports 2, 218–218. https://doi.org/10.1007/s40471-015-0043-7
 14. Jerrett, M., McConnell, R., Chang, C.C.R., Wolch, J., Reynolds, K., Lurmann, F., Gilliland, F., Berhane, K., 2010. Automobile traffic around the home and attained body mass index: a longitudinal cohort study of children aged 10-18 years. Prev. Med. (Baltim). 50 Suppl 1, S50-8. https://doi.org/10.1016/j.ypmed.2009.09.026
15. Klompmaker, J.O., Hoek, G., Bloemsma, L.D., Gehring, U., Strak, M., Wijga, A.H., van den Brink, C., Brunekreef, B., Lebret, E., Janssen, N.A.H., 2018. Green space definition affects associations of green space with overweight and physical activity. Environ. Res. 160, 531–540. https://doi.org/10.1016/j.envres.2017.10.027
16. Krieger, N., 2001. Theories for social epidemiology in the 21st century: an ecosocial perspective. Int. J. Epidemiol. 30, 668–77. https://academic.oup.com/ije/article/30/4/668/705885
17. Lachowycz, K., Jones, A.P., 2011. Greenspace and obesity: A systematic review of the evidence. Obes. Rev. 12, e183–e189. https://doi.org/10.1111/j.1467-789X.2010.00827.x
18. Maas, J., Verheij, R.A., De Vries, S., Spreeuwenberg, P., Schellevis, F.G., Groenewegen, P.P., 2009. Morbidity is related to a green living environment. J. Epidemiol. Community Health 63, 967–973. https://doi.org/10.1136/jech.2008.079038
19. Markevych, I., Schoierer, J., Hartig, T., Chudnovsky, A., Hystad, P., Dzhambov, A.M., de Vries, S., Triguero-Mas, M., Brauer, M., Nieuwenhuijsen, M.J., Lupp, G., Richardson, E.A., Astell-Burt, T., Dimitrova, D., Feng, X., Sadeh, M., Standl, M., Heinrich, J., Fuertes, E., 2017. Exploring pathways linking greenspace to health: Theoretical and methodological guidance. Environ. Res. 158, 301–317. https://doi.org/10.1016/j.envres.2017.06.028
20. Nieuwenhuijsen, M.J., Khreis, H., Triguero-Mas, M., Gascon, M., Dadvand, P., 2017. Fifty shades of green. Epidemiology. https://doi.org/10.1097/EDE.0000000000000549
21. Petraviciene, I., Grazuleviciene, R., Andrusaityte, S., Dedele, A., Nieuwenhuijsen, M.J., 2018. Impact of the social and natural environment on preschool-age children weight. Int. J. Environ. Res. Public Health 15, 449. https://doi.org/10.3390/ijerph15030449
22. Sarkar, C., 2017. Residential greenness and adiposity: Findings from the UK Biobank. Environ. Int. 106, 1–10. https://doi.org/10.1016/j.envint.2017.05.016
Sørensen, M., Andersen, Z.J., Nordsborg, R.B., Becker, T., Tjønneland, A., Overvad, K., Raaschou-Nielsen, O., 2013. Long-Term Exposure to Road Traffic Noise and Incident Diabetes: A Cohort Study. Environ. Health Perspect. 121, 217–222. https://doi.org/10.1289/ehp.1205503
23. Soriguer, F., Goday, A., Bosch-Comas, A., Bordiú, E., Calle-Pascual, A., Carmena, R., Casamitjana, R., Castaño, L., Castell, C., Catalá, M., Delgado, E., Franch, J., Gaztambide, S., Girbés, J., Gomis, R., Gutiérrez, G., López-Alba, A., Martínez-Larrad, M.T., Menéndez, E., Mora-Peces, I., Ortega, E., Pascual-Manich, G., Rojo-Martínez, G., Serrano-Rios, M., Valdés, S., Vázquez, J.A., Vendrell, J., 2012. Prevalence of diabetes mellitus and impaired glucose regulation in Spain: the Di@bet.es Study. Diabetologia 55, 88–93. https://doi.org/10.1007/s00125-011-2336-9
24. WHO, 2018. Childhood Obesity Surveillance Initiative HIGHLIGHTS 2015-17 Preliminary data.
25. Yach, D., Stuckler, D., Brownell, K.D., 2006. Epidemiologic and economic consequences of the global epidemics of obesity and diabetes. Nat. Med. 12, 62–66. https://doi.org/10.1038/nm0106-62

Etiquetas: Naturaleza saludable

Comentarios