Ver o no ver

Parafraseando a Hamlet, me permito plantear esta disyuntiva para referirme a una cuestión que en el mundo occidental ni siquiera tiene razón de ser, pues el sistema sanitario tiene respuesta a una gran mayoría de las patologías de los ojos. Pero, ¿qué ocurre en los países en vías de desarrollo?

Miniatura

¿Sabías que el 90% de las personas ciegas vive en países en vías de desarrollo? ¿Y que el 80% de la deficiencia visual es evitable o se puede tratar fácilmente? En los países en vías de desarrollo, las personas con alguna discapacidad, como puede ser la ceguera, y sus familias, están entre las más pobres y van quedando marginadas, sin trabajo y socialmente excluidas de su comunidad y de los principales servicios, como la educación o la salud.

El tratamiento de unas simples cataratas, de tracoma o de defectos refractivos puede dar un giro radical a las vidas de miles y miles de personas. Así, para la Fundación Ojos del Mundo resulta muy gratificante y esperanzador invertir en la ceguera evitable y en baja visión. Por ejemplo, la cirugía de cataratas es uno de los tratamientos quirúrgicos más rentables que se pueden realizar en países en vías de desarrollo, ya que, al año siguiente de la operación, la productividad económica de los pacientes puede verse incrementada hasta un 1.500% en relación al coste de la intervención.

No quiero sobresaturar este escrito con cifras y más cifras, pero merece la pena destacar algunas:

  • Aproximadamente 285 millones de personas en el mundo viven con baja visión y ceguera.
  • De estas, 39 millones son ciegas y 246 millones tienen discapacidad visual moderada o grave.
  • Se estima que hay unos 19 millones de niños con discapacidad visual.
  • Cerca del 65% de todas las personas con discapacidad visual son mayores de 50 años, mientras que este grupo de edad comprende solo el 20% de la población mundial.

Y ahora, una buena noticia: el número de personas ciegas por causas infecciosas se ha reducido considerablemente en los últimos 20 años. Algo se está haciendo bien.

Lamentablemente, en los países en vías de desarrollo son tantas sus carencias que apenas pueden cubrir sus necesidades básicas, y los problemas oculares no son prioritarios, quedando relegados a los últimos lugares o siendo, incluso, simplemente ignorados.

Un buen ejemplo de iniciativa de concienciación son los Premios Medicina y Solidaridad de DKV, que han reconocido la labor de nuestra fundación, Ojos del Mundo. También me permito destacar la colaboración que mantenemos con DKV para concienciar sobre la lucha contra la ceguera evitable, así como la difusión de la labor de nuestra entidad, a través de una exposición fotográfica que recorre diversas ciudades de España y que recopila más de 35 imágenes de conocidos fotógrafos acerca de nuestro trabajo sobre el terreno. La exposición “Con otros ojos” muestra imágenes de los diversos proyectos que tenemos en marcha en países como Bolivia, Mali, Mozambique o los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia).

Y, volviendo al principio, me tomo la libertad de plantear otra cuestión: ¿Ver o Mirar? Según la RAE, ver significa “percibir por los ojos los objetos mediante la acción de la luz”. Por el contrario, mirar significa “fijar la vista en un objeto, aplicando juntamente la atención”. Resumiendo, ver es más una capacidad física y mirar precisa una cierta consciencia y voluntad.

Así pues, nosotros que podemos, no nos limitemos a ver y miremos a nuestro alrededor, con atención, con sensibilidad, con responsabilidad; en definitiva, miremos con la firme voluntad de contribuir a que miles y miles de personas también puedan hacerlo.

Núria Ramon i Garcia es directora de la Fundación ULLS Del Món (Ojos del mundo)

 

Etiquetas:

Comentarios