Medicina preventiva: "más vale prevenir que curar"

El objetivo primordial de la medicina preventiva radica en que las enfermedades desaparezcan. Además, a largo plazo, supone un ahorro para los sistemas sanitarios. Sin embargo, esta no siempre es una prioridad para ellos.

medicina preventiva

La medicina preventiva es una especialidad médica que se encarga de prevenir enfermedades antes de que los pacientes las desarrollen. A pesar de las numerosas bondades que ofrece, la sociedad todavía no le da el valor que se merece.

"¿Piensas que nuestra medicina es primitiva?". "Primitiva no sería la palabra correcta para definirla: es un 50% espectacular y otro 50% inexistente. Las operaciones son fantásticas, pero en todo lo que se trata de enseñarle a la gente la manera de vivir sin ellas… nada. Y ocurre los mismo una y otra vez". En esta conversación entre dos personajes de La isla de Aldous Huxley ya se podía entrever, allá en 1962, la importancia de la prevención y la educación cuando hablamos de salud.

Sin embargo, hoy en día, todavía son muchas las personas que solo visitan al médico cuando sufren malestar o síntomas como dolor de cabeza, fiebre, inflamación o reacciones alérgicas. La sintomatología nos pone en alerta y, solo después de eso, acudimos al centro de salud o a los servicios de urgencias sin hacer caso al viejo refrán que afirma eso de que "más vale prevenir que curar". Los expertos internacionales en salud lo confirman. "El objetivo primordial de la medicina preventiva radica en que las enfermedades desaparezcan", expone el doctor E.A. Clarke, investigador del departamento de Epidemiología y Biométricas de la Universidad de Toronto, en su estudio ¿Qué es la medicina preventiva?

Con estas premisas, cabe suponer que la medicina preventiva debería ser una prioridad en todos los sistemas sanitarios, pero no siempre es así. "Normalmente el mundo está liderado por personas sanas y ahí está el problema: gozar de buena salud no significa que seas consciente de la importancia de no estar enfermo. Por eso la mayoría de personas sanas no se dan cuenta del valor de la medicina preventiva", asegura Clarke. Por suerte, España se sitúa —sobre todo en los últimos años— como uno de los países más punteros en esta especialidad médica, gracias a los múltiples programas que impulsan clínicas y centros sanitarios en todo el territorio. Como población (y potenciales pacientes) hemos asimilado que la medicina no se basa solo en aliviar el malestar o curar enfermedades y que también hay que ayudar a que no aparezcan más tarde.  Hacerlo puede ser una cuestión clave para la salud pública de toda la población. 

Medicina preventiva: previsión a todos los niveles

Con su inclusión en los sistemas de salud, tanto públicos como privados y a todos los niveles —medicina de familia, especializada u hospitalaria—, las sociedades consiguen evolucionar para mejorar la vida de la ciudadanía y evitar la aparición y propagación de enfermedades. La medicina preventiva consiste, en definitiva, y como su propio nombre indica, en prevenir patologías y su complicación para proteger la salud de los pacientes y también para ahorrarle a los sistemas sanitarios los costes que acarrean los tratamientos de enfermedades evitables, a través de diversas actuaciones y consejos médicos. Esto supone invertir en todas las fases de detección de posibles problemas de salud: desde la epidemiología –la mejor manera de evitar que se contraiga determinado virus, por ejemplo, es saber cómo se propaga– hasta los diagnósticos y tratamientos en fases tempranas de la enfermedad. Invertir en investigación y diagnóstico precoz se traduce en una reducción a largo plazo de los descomunales gastos de las urgencias médicas, de los tratamientos y, sobre todo, en una inversión en salud. 

Desde 2018, la medicina preventiva es, oficialmente, una especialidad médica en España. Sin embargo, y a pesar de su importancia para la salud social, muy pocos profesionales deciden especializarse en ella. A pesar de ello, este tipo de medicina de prevención está interiorizada dentro de nuestro sistema de salud: son comunes las campañas de prevención, las jornadas de formación en centros escolares o los chequeos médicos rutinarios.

Además, la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) trabaja desde hace años para unir a médicos especialistas en medicina preventiva y profesionales de la enfermería y campos afines para llevar a cabo estudios teóricos y prácticos de esta especialidad, cooperar en el desarrollo de actividades docentes y de investigación, establecer y participar en campañas organizadas en colaboración con las Administraciones Públicas y fomentar las relaciones científicas con otras organizaciones nacionales e internacionales similares. Si ponemos el foco sobre la prevención, podremos (literalmente) curarnos en salud. 

Por Raquel Nogueira

Etiquetas: Salud

Comentarios