Plogging, el placer de hacer ejercicio y reciclar al mismo tiempo

Más de 25.000 personas de todo el mundo ya realizan esta eco-actividad, creada en Suecia, que consiste en recoger basura mientras corres.

"Plogging", la  forma de hacer deporte más beneficiosa para el medioambiente. ¿Todavía no lo practicas? 

El running se ha convertido en un auténtico fenómeno de masas: libros, redes sociales y personajes mediáticos promueven este deporte como una actividad accesible para todos. De ahí que sea uno de los más practicados en el mundo. Para confirmarlo, solo hace falta salir a la calle y contar el número de personas que se han calzado unas zapatillas, se han enchufado los cascos y han salido a ejercitar las piernas al aire libre. Viendo eso, imaginemos que cada uno de esos corredores recogiese, al menos, una lata, botella, colilla o papel del suelo. ¿Cómo serían las ciudades? 

Con esta idea en mente, un corredor sueco, Erik Ahlström, puso en marcha en el año 2017 un movimiento que busca combinar el ejercicio físico con el cuidado del medioambiente. Se llama "plogging" y practicarlo es sencillo: basta con coger una bolsa de basura y rellenarla con los desechos que uno se encuentra en el camino. Esta nueva actividad –cuyo nombre proviene de la combinación de la palabra inglesa running y la expresión sueca plocka upp, que significa recoger–, se extendió primero por el resto de países nórdicos como Noruega y Finlandia y, en la actualidad, alrededor de 25.000 personas de más de un centenar de países ya la realizan.

Según sostienen los autoproclamados "ploggers"  –las personas que practican el "plogging"- en su página web, con una práctica de apenas 30 minutos se pueden quemar cerca de 300 calorías. Y es que, además de correr, también se hacen sentadillas. Como era de esperar, las redes sociales no han tardado en hacerse eco del fenómeno, y se han convertido en el principal medio de difusión de este deporte sostenible. Sus seguidores comparten fotos, consejos y trucos para recoger más basura en menos tiempo. A principios de 2019, ya se viralizó en internet una actividad que sigue la misma línea: el #TrashtagChallenge, un reto que trata de eliminar del entorno los residuos generados por el ser humano. Según la agencia de medioambiente de la ONU, en el mundo se producen entre siete mil y diez mil millones de residuos al año. Pero, lamentablemente, la mayor parte de ellos no se recicla de manera adecuada y es habitual que terminen en nuestros mares, océanos y otros espacios naturales, donde se acumulan durante años… o décadas. 

El plogging en España

A inicios de este año, el "plogging" aterrizó en España. Concretamente lo hizo en Ibiza, donde un grupo de ciudadanos –en colaboración con el Gobierno de la isla y la plataforma Ibiza Sostenible– lanzó el movimiento ‘Ibiza plogging’ con la esperanza de que, de cara a este verano, se haya extendido. O al menos, «que la arena de las playas y alrededores estén menos llenos de basura», según explica el periodista experto en marketing, Reyes Olivares, uno de los promotores de esta iniciativa.

Con vistas a aumentar su grado de popularidad, el innovador ejercicio ha comenzado a adoptar nuevas formas a pequeña escala: algunos grupos de piragüistas, ciclistas e incluso nadadores en aguas abiertas han organizado batidas de limpieza por todo el país para sumarse al objetivo de mantener su bienestar físico y la salud del planeta al mismo tiempo. 

Por Jara Atienza

Etiquetas: Contaminación Ética

Comentarios