Guillermo Martínez: el ingeniero madrileño que crea prótesis en 3D gratis

Centenares de personas se han beneficiado de un sistema puesto en marcha por el joven madrileño, que fabrica prótesis a bajo coste con impresoras 3D que llegan a los rincones del mundo donde más se necesitan.

De fabricar figuras de Pokémon, a devolverles un futuro a personas con miembros amputados. Más o menos así podría resumirse la hazaña de Guillermo Martínez. El ingeniero aún no ha entrado en la treintena, pero una feliz coincidencia hizo que cayera una impresora 3D en sus manos. Empezó a trastear creando juguetes, pero pronto empezó a ver el potencial que tenía para la fabricación de prótesis en 3D. 

Algo que casaba a la perfección con su espíritu solidario. Como él mismo ha declarado a varios medios, cuando terminó el grado en Ingeniería Industrial, tuvo una gran necesidad de desconectar y utilizar sus conocimientos para ayudar a los más desfavorecidos. Dicho y hecho, echó se propuso ir como voluntario al orfanato Bamba Project, en Kenia. Está ubicado en la localidad de Kabarnet, y en un principio, su función iba a  ser ayudar en la construcción y el mantenimiento de aulas donde reciben clase niños y niñas de la región. 

Debido a las malas condiciones, no solo laborales, también vitales, el número de amputados en la localidad era elevado. También por la incidencia de enfermedades e infecciones. Antes de preparar la maleta, le propuso al orfanato una vía para mejorar la vida de muchas de estas personas. Buscaron casos en los alrededores y le enviaron fotografías. Martínez ya había comprobado las posibilidades de la impresora 3D para fabricar prótesis a bajo coste, y muy eficaces. 

Se desplazó a Kenia en 2017, con sus diseños bajo el brazo: dos de mano y una de brazo que se sujeta por medio de un arnés. El funcionamiento es sencillo. Las prótesis tienen un mecanismo por el que, cuando se levanta el brazo, los dedos de la mano protésica se cierran, y permiten al sujeto agarrar objetos. Llevar sus prótesis hasta allí no fue tarea fácil: eran más de 8.000 kilómetros hasta Kabarnet, en varios medios de transporte, algunos, precarios. El ingeniero llevaba sus creaciones desmontadas, y tuvo que protegerlas para evitar que los componentes se dañaran durante la odisea. 

Prótesis en 3D, la tecnología como herramienta de cambio social  

Cuando finalmente llegó, a entrega de prótesis no fue inmediata. Martínez no había tenido tiempo de realizar todas las pruebas necesarias, y además, las condiciones de los amputados no eran en muchos casos las idóneas. Algunos llevaban años sin alzar el brazo, y tenían los músculos atrofiados, por lo que tuvieron que volver a ejercitarlos antes de acoplarles la prótesis. 

Al final, los resultados fueron exitosos, y eso le condujo al ingeniero a crear la página web Ayúdame3D, para explicar su experiencia, la labor que realiza y recaudar fondos para fabricar nuevas prótesis y ayudar a amputados de todo el mundo, que reciben sus «nuevas manos» a través de cooperantes y ONG. 

Por medio de la web se pueden buscar y encontrar las prótesis en 3D adecuadas (se muestran todos los modelos), buscar destinatarios y contactar con alguna ONG. Martínez no ha dejado su trabajo habitual, pero dedica las mañanas a fabricarlas: deja las impresoras en funcionamiento, y el resto del día, desde su oficina, las monitorea a través del móvil. Una vez más, queda demostrado que la tecnología, bien empleada, es una herramienta clave en la lucha contra las injusticias sociales y por la igualdad de oportunidades. 

Por Luis Meyer

Etiquetas: Salud