Una alimentación sana para un mundo #HambreCero

El Día Mundial de la Alimentación recuerda la necesidad de garantizar una alimentación sana, así como promover la conciencia y la acción en todo el mundo para todos aquellos que padecen hambre.

alimentación sana #hambrecero

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) celebra el Día Mundial de la Alimentación (DMA) el 16 de octubre para conmemorar la fundación de la organización en 1945. El DMA promueve la conciencia y la acción en todo el mundo para aquellos que padecen hambre y recuerdan la necesidad de garantizar una alimentación sana para todos.

Datos sobre alimentación sana de la FAO que igual no conocías

  • Mientras que más de 800 millones de personas sufren hambre, más de 670 millones de adultos y 120 millones de niños y niñas (de 5 a 19 años) son obesos y más de 40 millones de niños tienen sobrepeso.
  • Más de 150 millones de niños menores de cinco años sufren retraso del crecimiento y más de 50 millones se ven afectados por la emaciación (adelgazamiento patológico).
  • Las dietas poco saludables, combinadas con estilos de vida sedentarios, han superado al hábito de fumar como el factor de riesgo principal de muerte y discapacidad en el mundo.
  • La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad matan a más personas que el hambre.
  • Las diferentes formas de malnutrición pueden coexistir dentro del mismo hogar e incluso dentro del mismo individuo durante toda su vida y pueden transmitirse de una generación a otra.
  • Cada año se gastan alrededor de dos billones de USD para tratar los problemas de salud ocasionados por la obesidad.
  • Miles de millones de personas carecen de los nutrientes que sus cuerpos necesitan para llevar una vida sana y activa.
  • El daño ambiental ocasionado por el sistema alimentario podría aumentar del 50 al 90 %, debido al mayor consumo de alimentos procesados, carne y otros productos de origen animal en países de ingresos bajos y medianos.
  • De unas 6.000 especies de plantas cultivadas para obtener alimentos a lo largo de la historia de la humanidad, hoy solo 8 suministran más del 50 % de nuestras calorías diarias. Necesitamos consumir una amplia variedad de alimentos nutritivos.
  • El cambio climático amenaza con reducir tanto la calidad como la cantidad de los cultivos, disminuyendo las cosechas. El aumento de las temperaturas también está exacerbando la escasez de agua, cambiando la relación entre plagas, plantas y patógenos, y reduciendo el tamaño del pescado.

Este año el DMA demanda acciones en distintos sectores para hacer que las dietas saludables y sostenibles sean asequibles y accesibles para todos. Al mismo tiempo reclama que todos empecemos a pensar en lo que comemos. Alcanzar el Hambre Cero en 2030 no es solo alimentar a las personas hambrientas, sino también nutrir a la población, mientras se cuida del planeta.

Alimentación sana: convertirla en una forma de vida

La FAO nos propone esta receta para hacer de la alimentación sana y el #HambreCero una forma de vida.

  • Opciones alimentarias
    • Añade verduras, frutas, legumbres, frutos secos y granos integrales a tu dieta.
    • Reduce el consumo de almidones refinados, azúcar, grasas y sal.
    • Siempre que puedas, intenta sustituir los alimentos refinados "blancos" por sus equivalentes integrales, que son mucho más nutritivos (arroz, harina y pan integral, etc.).
    • Conoce las grasas: las grasas insaturadas (presentes en el pescado, los frutos secos y en los aceites de girasol, soja, colza y oliva) son parte de una alimentación sana, pero debes vigilar la ingesta de grasas trans producidas de manera industrial que se encuentran en los alimentos fritos, entre otros. También debes limitar el consumo de grasas saturadas (presentes en las carnes grasas, mantequilla, etc.).
  • Alternativas para el planeta
    • Piensa en el medio ambiente, reduce tu huella (de carbono) alimentaria. En próximos artículos del Blog Tres Sesenta te contaremos la huella hídrica y también de carbono de los alimentos. También debes evitar compra alimento con excesivo embalaje.
    • Diversifica tu dieta añadiendo alimentos tradicionales, locales y de temporada, en un esfuerzo por mantener la biodiversidad.
    • Come pescado de especies abundantes en lugar de aquellas que corren el riesgo de ser sobrepescadas. También puedes comprar pescado que haya sido capturado o criado de forma sostenible, como el pescado certificado o con etiquetado ecológico.
    • Mantén frescos y desperdicia menos los alimentos. Sigue atento al Blog, también te contaremos en las próximas semanas cómo reducir el desperdicio de alimentos.
  • Decisiones de vida
    • Come en compañía y cocina más en casa. Los investigadores han relacionado esto con tasas más bajas de obesidad y trastornos de la alimentación en los jóvenes.
    • Aprende a leer las etiquetas. Las etiquetas proporcionan información acerca de la energía (generalmente medida en calorías), los contenidos de sal, azúcar y grasa… y nos ayudan a elegir una dieta saludable.
    • Sé un consumidor crítico y no dejes que te influyan el embalaje o la publicidad. Algunas palabras comunes como "cero", "bajo en" y "ligero" a menudo se utilizan para hacer que los alimentos suenen más nutritivos, pero no siempre es cierto.
    • Haz ejercicio todos los días durante al menos 30 minutos.
    • Pide opciones más nutritivas de comida: en tu lugar de trabajo, en el colegio de tus hijos, etc.
    • La comida es una de las cosas que más nos une. Habla con las personas, ayúdalas a volver a conectarse con la alimentación para lograr un estilo de vida #HambreCero.

Todo el mundo puede desempeñar su papel, no esperes más y comienza YA tu receta para una alimentación sana para un mundo #HambreCero.

Etiquetas: Ética

Comentarios