Ropa sostenible: cómo limpiar el océano

La firma de moda Ecoalf utiliza botellas de plástico y redes de pesca abandonadas en los océanos, posos de café o lana reutilizada para hacer prendas de ropa cada vez más demandadas por los adeptos al diseño y a la sostenibilidad.

Miniatura

La firma de ropa sostenible Ecoalf ha inventado el concepto ‘Tras(h)umanity’ para convertir los residuos que flotan en el mar en prendas de calidad. «El proyecto resume la aceptación de los desperdicios como rasgo inherente de nuestra especie. Aceptando el mundo, comienzas a cambiarlo. Solo entonces podemos imaginar formas de limpiar esa realidad de modo inteligente y útil. Buscamos una nueva generación de consumidores conscientes que no renuncien a sus principios estéticos. Creamos objetos que hacen más agradable tu vida sin pervertir nuestra relación con la naturaleza. Y lo hacemos borrando parte de esa huella ecológica que mancha el mundo», dice su manifiesto.

Los océanos suponen cerca de dos tercios del planeta y son imprescindibles para regenerar el aire que necesitamos para respirar. Sin embargo, el continuo vertido de residuos es una amenaza para su supervivencia y, por ende, para la del planeta entero. «Al año se vierten al mar unas 12 millones de toneladas de plástico, o lo que es lo mismo, el cargamento completo de un camión cada minuto», explica Alba García, responsable de la campaña de plásticos de Greenpeace España. Para comprender el perjuicio que los plásticos provocan basta con ver cuánto tiempo tardan estos en degradarse en el mar: 500 años una botella, 600 un hilo de pesca y 50 años –como mínimo– una bolsa, según datos de la organización ecologista. Es un problema grave que requiere ideas innovadoras para solucionarse.

Upcycling the oceans, transformando la basura marina en ropa sostenible

Para conseguir su objetivo, Ecoalf utiliza botellas de plástico, redes de pesca abandonadas, lana reciclada y posos de café. Las botellas de plástico que recogen pasan por una serie de pasos de limpieza y trituración para obtener copos de plástico que, a través de un proceso mecánico, se convierten en polímero de poliéster. De este material se obtiene el hilo reciclado que utiliza para desarrollar sus tejidos, correas, etiquetas, cordones, etc. «Con 70 botellas recicladas se fabrica un metro de tejido», cuentan en su web.

Las redes de pesca abandonadas son, además de un contaminante, trampas mortales para la fauna marina. Estas tienden a congregarse haciendo una gran tela de material sintético que atrapa a los peces, las tortugas, las aves y mamíferos marinos y daña ecosistemas como los corales y arrecifes. «La transformación de una red de pesca vieja en tejido precisa de la mitad de pasos químicos que el proceso convencional con origen fósil. De ahí el ahorro en agua, energía y emisiones de C02», explican desde Ecoalf.

Además de usar los residuos para confeccionar ropa sostenible, la Fundación Ecoalf centra sus esfuerzos en «evitar su impacto nocivo en el medio ambiente, mediante el desarrollo y aplicación de nuevos conocimientos científicos y tecnológicos» como se están haciendo también otras marcas de moda sostenible emergentes. Para lograrlo cuentan con el proyecto Upcycling the oceans, una aventura sin precedentes a nivel mundial que nació en el mar Mediterráneo en 2015. «El objetivo es limpiar los océanos de basura marina y darle a los residuos plásticos una nueva vida transformándolos en hilo para hacer tejidos. En estos momentos el proyecto se desarrolla en España y en Tailandia, pero pretende reproducirse en distintas partes del mundo y combatir así una de las principales amenazas de nuestros océanos», comentan. 

Por Alejandra Espino

Etiquetas: Contaminación