Voluntariado intergeneracional ante el aislamiento de nuestros mayores

Hay personas que llevan años sufriendo un confinamiento invisibilizado, el de la soledad no deseada. Además, la brecha digital existente entre generaciones es una barrera añadida que dificulta y limita aún más sus relaciones. El voluntariado es la mejor vacuna contra esta pandemia silenciosa que, año tras año, también sigue cobrándose vidas.

voluntariado intergeneracional

Un pequeño acto puede cambiarlo todo. Tender tu mano para ayudar al de al lado, compartir alguno de tus conocimientos o simplemente escuchar. En momentos complicados, nuestra mejor trinchera es la cooperación. De hecho, la realidad nos demuestra que no se necesita mucho más para intentar construir un entorno del que sentirnos orgullosos. Y sí, por poco que nos pueda parecer, todos tenemos algo que podemos aportar, también a nuestros mayores a través del voluntariado intergeneracional. 

En DKV creemos que el compromiso de las empresas es fundamental para producir un cambio significativo en la sociedad. Nuestro propósito es esforzarnos por construir un mundo más saludable, a todos los niveles. Por ello, siguiendo nuestros valores, impulsamos distintas acciones que persiguen ese objetivo. Una de ellas es el voluntariado corporativo, a través del cual la compañía ofrece a los empleados la posibilidad de participar en iniciativas de distinta índole que promueven un mundo más justo, humanitario y sostenible. Dos de ellas son Mi Persona Mayor y Conectándote Seguro. Realizar este tipo de acciones sería inviable sin la participación de los voluntarios, por lo que quién mejor para hablar sobre estos proyectos que ellas mismas, las personas que están al pie del cañón.

Mi Persona Mayor: voluntariado intergeneracional contra la soledad de los mayores

Las personas mayores son un colectivo especialmente vulnerable y en riesgo de sufrir una soledad no deseada. Para estar más cerca de ellos, los voluntarios de Mi Persona Mayor les ofrecen acompañamiento telefónico. Xavier Sabaté, de la sucursal de Barcelona; Ana Bernardos, de la sucursal de Segovia; y Beatriz Díaz, del departamento de Comunicación y Negocio Responsable, son tres de los veintisiete voluntarios de DKV Seguros que actualmente forman parte del proyecto.

Xavier Sabaté: “Cada uno podemos decidir cuándo y cuánto tiempo podemos dedicarle a nuestro amigo mayor, entonces, ¿por qué no hacerlo?”

“Una de las personas más importantes en mi vida es mi abuela Núria. Tiene 89 años y vive sola. Ella dice que las videollamadas que le enseñamos a hacer son lo que le dan la energía suficiente para seguir adelante, y se horroriza al pensar que no tuviera a nadie que le hiciera compañía, aunque fuera por teléfono. Creo que queda claro el motivo que me empujó a participar, ¿verdad? Darle un rato de compañía a una persona que está sola es lo mínimo que podemos hacer en estos momentos. Además, escuchar la historia de la vida de una persona mayor siempre es reconfortante y te permite reflexionar”.

voluntariado intergeneracional

 

Ana Bernardos: "Ayudar al que lo necesita no solo es parte del deber, sino también de la felicidad”.

A raíz del fallecimiento de mi madre sentí, a través de mi padre, la soledad a la que se enfrentan las personas mayores, bien por la pérdida de la pareja, por la pandemia o porque piensan que ya no son útiles. Estamos tan inmersos en nuestro día a día que no nos paramos mucho a pensar cómo se sienten ellos. Por eso, saber que dedicarles una llamada puede alegrar su día es una sensación maravillosa. Además, es muy satisfactorio que Angelines, mi persona mayor, me diga que me quiere mucho y que soy para ella como una de sus nietas. Esta experiencia me está aportando mucho, estoy recibiendo más de lo que doy”.

Beatriz Díaz: “¡Con qué poco podemos hacer feliz a la gente!”

Al principio tenía muchas dudas. ¿Y si no sé qué decirle? ¿Y si no consigo animarle y se deprime más? La primera vez que llamé a Dolors estaba nerviosa, igual que ella. Poco a poco fuimos cogiendo confianza. Ahora hace cuatro meses que la llamo cada semana y los ratitos que paso con ella al teléfono son tan gratificantes para ella como para mí. Me siento muy satisfecha y plena cuando me dice que cada lunes espera mi llamada con ilusión. Recomiendo y animo a todo el mundo a participar en este tipo de iniciativas. Con muy pocos minutos puedes hacer feliz a alguien que se siente solo”.

Conectándote Seguro: voluntariado contra la brecha digital entre generaciones

Vivimos en un mundo interconectado en el que el aislamiento es un elemento clave de la exclusión. Para luchar contra la brecha digital de las personas en riesgo de exclusión social y digital, DKV lanzó Conectándote Seguro. Con la colaboración de la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental (ASAPME), voluntarios de DKV forman en Seguridad Digital a distintos colectivos.

Francisco Peña, técnico de Personas y coorganizador de este proyecto; Marina Sanz, de la sucursal de Barcelona; David Huerta, de Sistemas de Información; M.A.T.; y, nos cuentan cómo han vivido formar parte de Conectándote Seguro.

Francisco Peña: “Quiero agradecer el gran trabajo que están realizando todos los voluntarios de DKV de manera desinteresada impartiendo estos talleres.”

Cuando me contaron este proyecto vi claramente la necesidad de ayudar a colectivos con menos posibilidades de conocer los peligros en las redes sociales, en sus movimientos en internet y, de esta manera, protegerlos con esta formación de ataques maliciosos. Desde Voluntariado Corporativo, movilizamos a más de 30 voluntarios empleados de DKV. También contamos con voluntarios de DKV Integralia y tuvimos el apoyo de ASAPME. En estos momentos ya nos acercamos a los 200 beneficiarios. También participé como voluntario formador al primer grupo de personas con problemas de salud mental. La experiencia fue única. Mucho interés, muchas preguntas y siempre con la esperanza de haberles proporcionado información que les evite problemas en internet”.

 

Marina Sanz: “Somos unos privilegiados y debemos compartir todo lo que podamos sobre nuestros conocimientos.”

Estoy satisfecha por haber podido ayudar compartiendo algunos conocimientos a otros grupos desfavorecidos. A nivel profesional, he adquirido habilidades de oratoria, por ejemplo, adaptando el lenguaje para que la formación fuese sencilla y llegase a todos los asistentes. Sin duda, también me ha ayudado a perder el miedo a hablar en público. A veces, llevamos un ritmo de vida tan rápido que no nos paramos a pensar en qué podemos ayudar”.

David Huerta: “Es muy importante trabajar en una compañía que tiene unos valores en sintonía con los tuyos, que lidera acciones así y te permite ser parte de ellas.”

“No es la primera iniciativa de voluntariado que he realizado en DKV, pero en este caso en concreto me veía en la ‘obligación’ de participar. Es un tema que me apasiona y mis inicios laborares estuvieron muy ligados a la seguridad informática. Además, cuando leí hacia quién iba dirigido, pensé que era un buen momento de echar una mano a esta gente. He trabajado con adolescentes, algunos con Síndrome de Down, por lo adapté el taller ante preguntas que hacían sobre la privacidad y publicaciones en redes sociales. La oportunidad que brinda DKV realizando proyectos de este tipo es perfecta para poder ayudar a los demás”.

M.A.T.: “Ha habido momentos de mucha emoción, cosa que no esperaba a mis 55 años y ha sido gracias a esta preciosa idea.”

“He dado cuatro charlas y, pese a haber dado conferencias de ciberseguridad antes, en la primera estaba nervioso. Todas han sido emocionantes. Una de ellas fue con discapacitados con parálisis cerebral. Me escribían en sus tabletas y le ‘daban’ a que hablara la voz. Se habían roto las barreras que nos separaban gracias a las nuevas tecnologías. Fue genial y al final de todas las charlas nos dábamos un aplauso todos para felicitarnos. Se aplaudían tan fuerte que tuve que quitar unos minutos la cámara porque me había emocionado”.

voluntariado intergeneracional

 

A pesar de ser iniciativas muy distintas, todos ellos recomiendan la experiencia de sumarse a este tipo de voluntariado. “Forma parte de nuestro sello como DKV, no sólo trabajamos en esta compañía, sino que compartimos su identidad y valores. Debemos participar en la medida de lo posible, ya que además facilita nuestro sentido de pertinencia”, indica Marina Sanz.

Por su parte, Beatriz Díaz señala que “me parece muy coherente que DKV participe en este tipo de iniciativas, como lo es el voluntariado intergeneracional, porque el propósito de construir un mundo más saludable no puede quedarse en las palabras, sino que se demuestra con hechos”.

Comentarios


También te puede gustar...

soluciones basadas en la naturaleza
Soluciones basadas en la naturaleza
sistemas alimentarios sostenibles
Sistemas alimentarios sostenibles para mitigar el cambio climático
planes integrados en salud
Planes integrados en salud frente a los impactos del cambio climático