Cambiar de horario, cambiar de vida

La conciliación y la corresponsabilidad son derechos de todos los ciudadanos y una de las claves de la igualdad real entre hombres y mujeres.

cambiar de horario

¿Es nuestro modelo socioeconómico el adecuado para dar satisfacción a nuestras necesidades globales como personas? ¿Nos conformamos con lo que tenemos y con los avances sociales que en los últimos 40 años afortunadamente se han producido en España? O, dicho de otro modo, ¿queremos seguir avanzando y cambiando aspectos en nuestra forma de vida que pueden ser mejorables, o toca aguantarse? ¿Cambiar de horario es una solución?

Cuando se trata de derechos fundamentales que no se respetan, en la asociación a la que represento nos resistimos a bajar los brazos. La conciliación y la corresponsabilidad son derechos de todos y todas, de los más pequeños, de las personas mayores, de quienes tienen descendientes o ascendientes a su cargo, de los trabajadores, de los autónomos, de los directivos… Porque, además, es una de las claves de la efectividad de la igualdad entre mujeres y hombres. En este punto la necesidad de un cambio de horarios en la forma de interrelacionarnos con nuestro entorno es fundamental.

Un cambio de horario también beneficiaría nuestra calidad del sueño

Los datos son abrumadores y son reflejo de una realidad que trasciende a situaciones personales. Desequilibrio extremo en la dedicación de tiempo en tareas profesionales y domésticas entre hombres y mujeres, horarios de prime time televisivos demenciales, escasa flexibilidad horaria en empresas con esquemas rígidos que no atienden a la singularidad de cada trabajador, multitud de convenios colectivos con paradas de 2 y 3 horas para comer, mínima implantación del teletrabajo en sectores y actividades en los que podría plantearse, fomento de una cultura del presentismo en las empresas… Y, por supuesto, el impacto en salud: falta de sueño –dormimos una hora menos de media diaria que el resto de los países de Unión Europea–, incremento notable de absentismo laboral, aumento de patologías asociadas a un uso excesivo de la tecnología desde el punto de vista laboral y personal…

Teniendo en cuenta nuestra realidad como país, creemos que es lícito y posible mejorar todos estos indicadores que nos están poniendo freno en términos de bienestar global de la ciudadanía. Esto, además, tendría un impacto futuro en los mas jóvenes si no hacemos nada para cambiarlo.

Por eso desde ARHOE, y desde la perspectiva de la sociedad civil, afrontamos los próximos meses con retos en los que llevamos trabajando hace tiempo y en los que seguiremos insistiendo. Esperamos que se alcance el gran pacto político y social para la racionalización de los horarios, anunciado por Carmen Calvo en diciembre de 2018 –y reafirmado por el presidente Pedro Sánchez en octubre del pasado año– con un objetivo claro: que las condiciones de los usos del tiempo y de nuestras vidas sean mejores. Además, estamos convencidos de que contaría con la práctica unanimidad de las fuerzas políticas. Como ejemplo de acuerdo en estas materias, recordamos el Manifiesto por la Conciliación y la Corresponsabilidad, promovido por ARHOE durante el 2018 y el 2019, al que se adhirieron, entre otros, representantes del PSOE, PP, CC.OO., UGT, CSIF, USO, ATA, UPTA, Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, FEDEPE, Fundación Independiente, Fundación Máshumano, Fundación Woman´s Week, Madrid Foro Empresarial, o el Club de Malasmadres. Este manifiesto y el consenso con el que fue acogido es un buen punto de partida para llevar a cabo todo lo que se reivindica en él.

Es primordial abordar, de manera seria y con leyes, aspectos tan importantes como el teletrabajo –ahora recogido de forma marginal en el Estatuto de los Trabajadores–, la jornada flexible, el derecho a la desconexión laboral –en la actualidad contemplado en la normativa de Protección de Datos– y la implantación de sistemas de conciliación en las empresas, a través de equipos o agentes de igualdad, mediante la adopción de acciones concretas acreditables vía certificación. Todo ello, además, debería ir acompañado de beneficios fiscales para los autónomos, pymes y grandes empresas que lo realicen y puedan acreditarlo. Mejorar los usos del tiempo nos hará, sin lugar a dudas, más felices, más productivos y más libres para que cada uno pueda emplearlo en lo que considere oportuno.

Por José Luis Casero, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de Horarios Españoles (ARHOE)

Comentarios


También te puede gustar...

Día Mundial del Medioambiente
Día Mundial del Medio Ambiente: ¡La hora de la Naturaleza!
Condiciones para el teletrabajo
Condiciones para el teletrabajo: la salud también se cuida en casa
Día Mundial sin tabaco
Día Mundial sin Tabaco: razones (y consejos) para dejar de fumar