El autoempleo como salida ¿o como trampa?

Después de 8 meses de pandemia nadie duda ya de que esta crisis por el Covid nos está golpeando fuerte a las mujeres. La crisis de los cuidados, agravada por la pandemia, debido a la falta de medidas y recursos, la ausencia de apoyo en conciliación y la insuficiencia del Plan Me Cuida está llevando a miles de mujeres madres a renunciar a su carrera profesional, después de agotar vacaciones, de exprimir excedencias y de vivir la falta de corresponsabilidad social en primera persona.

autoempleo

Antes de la pandemia, muchas mujeres madres optaban por emprender, por el trabajo por cuenta propia, por lanzarse a abrir un negocio propio como salida para poder conciliar. Ahora inevitablemente serán muchas más.

El 53% de las mujeres con hijos o hijas emprende y elige el autoempleo para tener flexibilidad horaria y poder conciliar según nuestro estudio “Las Invisibles”. En cambio las mujeres que no son madres lo hacen, sobre todo, porque querían desarrollar su propio proyecto (48%).

Pero no es un camino de rosas. Emprender es difícil. Muy difícil. Sobre todo cuando se combina con la maternidad en los primeros años. Desde el primer momento nos enfrentamos a barreras que se alzan como muros de cemento, que en muchos casos no podremos superar solas. Por ello en este camino del autoempleo hay consejos fundamentales para que no perdamos la salud mental por el camino. Después de 6 años como autónoma, liderando un proyecto social y con un equipo como responsabilidad, puedo compartir tres ingredientes básicos que a mí me han ayudado mucho en este camino.

Y que son fundamentales para que liderar un proyecto propio no se convierta en una trampa más que nos empuje a la renuncia de nuevo. Es muy difícil poner límites, desconectar y que tu proyecto no te arrase cuando no tienes horario y eres tu propia jefa. Además, los problemas empiezan a crecer al hacer equipo, tener gastos y presión añadida.

La corresponsabilidad.

Es fundamental la corresponsabilidad en el hogar para que puedas enfrentarte a la demanda personal que supone tener un negocio propio. Necesitas apoyo, delegar y hacer equipo, más que nunca. Así que antes de comenzar, analiza y valora cuál es tu situación. Si tienes pareja, siéntate a hablar y a definir cómo va a ser esa organización personal que te permita ir dando pasos a nivel profesional. Porque aunque sea tu proyecto los tiempos hay que cumplirlos, los objetivos también. Si no, alargarás las fases de lanzamiento y desarrollo de tu proyecto. Y así difícilmente podrás avanzar.

La flexibilidad.

Tienes que estar dispuesta a una flexibilidad horaria al 100%. Llegar a un equilibrio saludable con tu vida cuando trabajas para ti y tu proyecto es propio no es nada fácil. Todas las horas te parecerán pocas. La línea entre vida y trabajo se diluye, pero a la vez no hay nada que te de más felicidad y calma que rascar horas para ir construyendo ese sueño. Planifica muy bien tu día, márcate objetivos y tareas diarias, ponte horarios y cumple con “La hora de cuidarse” aunque te cueste la misma vida. Porque los tiempos de desconexión serán vitales ahora, para que fluyan las ideas. El autoempleo también requiere que puedas tomar distancia de el. 

La red y el autoempleo.

Cuando emprendes, sobre todo al inicio, estás SOLA. Eres la mujer orquesta, que manda la factura, hace los envíos y define el proyecto en cada una de sus fases. Tienes que salir de ahí, ser parte de redes de emprendedoras, compartir con otras mujeres autónomas tus inquietudes, problemas y pedir ayuda, opinión. No tengas miedo de compartir tus ideas, de recibir críticas constructivas y de tener que repensar eso que ya tenías definido. Solo así, crecerás y podrás hacer realidad tu proyecto. Rodéate de gente que suma, que cree en ti, que te da energía positiva y te hace sentir que es posible. Porque lo es.

  • Únete a redes como @extraordinaria o @masempresaria
  • Sigue a personas que inspiran como Vilma Nuñez o Laia Arcones.
  • Y usa las redes sociales para compartir tus ideas, preguntar a tus clientes y disfrutar del camino.

Y sobre todo, no te olvides de lo más importante, de cuidarte, porque si no te cuidas tú, no podrás cuidar de tu proyecto. Y cree en ti porque no hay mayor potencial que creer en una misma.

Y si me necesitas, me tienes al otro lado, feliz de acompañarte. Porque mi compromiso con las Malasmadres Emprendedoras va más allá de esta columna con mi marca amiga DKV Salud, que espero que os haya gustado.

Estoy en @malasmadres y en @laurabaenafernandez

 

Laura Baena

Artículo de Laura Baena

Fundadora del Club de Malasmadres

Laura Baena, malagueña de nacimiento, creativa publicitaria, casada y con dos hijas, es la creadora del Club de Malasmadres. Una de las mayores “influencers” españolas que lucha por la igualdad de género y la conciliación y, sobre todo, por ser madre sin olvidarse de sí misma, como mujer y como persona. Gracias a su pelea individual, que hoy es global, Laura ha conseguido movilizar al mismísimo Presidente del Gobierno con la carrera #Yonorenuncio.

Linkedin FacebookTwitter

Comentarios


También te puede gustar...

planeta salud
Planeta Salud: la nueva estrategia de DKV contra el cambio climático
contaminación del aire interior
Cómo evitar la contaminación del aire interior en tu hogar
exposoma
Exposoma: una forma más completa de medir las exposiciones ambientales y sus consecuencias en la salud