Aprende a sacar el máximo partido a la ley del teletrabajo

¿Qué nuevas posibilidades nos concede la ley del teletrabajo? Hacemos un repaso de lo que ha supuesto esta normativa aprobada en tiempos de pandemia y los nuevos escenarios que plantea.

ley del teletrabajo

Pasar interminables horas en el coche y el transporte público o calibrar el tiempo libre para que la combinación compras/casa/cuidados/ocio no se nos escape de las manos empiezan a ser cosas del pasado para muchos españoles. La regularización del empleo a distancia, a través de la nueva ley del teletrabajo ha permitido una reestructuración del tiempo que podemos dedicar a otros menesteres y ha facilitado, en algunos casos, la conciliación de la vida familiar y laboral. Estas circunstancias tan particulares han propiciado una nueva forma de abordar la actividad profesional que invita a explorar nuevas alternativas.

Repasemos: ¿quién puede teletrabajar según la ley del teletrabajo?

Según el decreto ley del teletrabajo aprobado por el Gobierno el pasado otoño, teletrabajar consiste en “ejercer la labor profesional utilizando las tecnologías de la información en el marco de un contrato o relación laboral”. Abarca una labor que habría podido realizarse en los establecimientos de la empresa y que, sin embargo, se ejecuta de forma habitual fuera de ellos.

Para ser considerado trabajador en remoto, un empleado debe realizar en esta modalidad al menos el 30% de su jornada laboral en un periodo de referencia de tres meses o equivalente (dependiendo de la duración del contrato). Esto se traduce en que, si tomamos como referencia una semana de cinco días hábiles, el empleado a distancia será aquel que trabaje fuera de su oficina por lo menos un día y medio. El teletrabajo es voluntario y la intención de acogerse a este modelo debe quedar reflejada tanto por la empresa como por el empleado en el marco de un contrato. Sin embargo,  si se trata de una causa de fuerza mayor, la aplicación del teletrabajo se puede realizar, de forma excepcional, sin contrato.

Asimismo, para que esta modalidad se ponga en marcha, tienen que brindarse una serie de derechos recogidos en la ley del teletrabajo para prestar los servicios a distancia:

  • Derecho al horario flexible y registro horario. El sistema de registro debe contemplar el comienzo y el fin de la jornada laboral. Además, tiene que tener en cuenta los tramos de actividad, en el marco de las normas estipuladas en el contrato Los trabajadores pueden variar sus horas de trabajo y descanso.
  • Derecho a la prevención de riesgos laborales. La empresa tomará en consideración los riesgos que comporten esta modalidad y garantizará el derecho a la “desconexión digital”, es decir, la limitación del uso de las tecnologías asociadas al trabajo en los periodos de descanso de los empleados.
  • Derecho a la intimidad y protección de datos. El empleador no puede obligar a los trabajadores a instalar programas en dispositivos de su propiedad ni imponerles el uso de su propio material para teletrabajar.
  • Derecho a los medios y compensación de gastos. La entidad deberá proporcionar el equipo necesario y retribuir los gastos derivados de la actividad profesional. 
consejos ley del teletrabajo

 

Algunos consejos para afrontar el teletrabajo

Si eres una de las personas que puede acogerse al trabajo a distancia según la ley del teletrabajo, este apartado te interesa. Acostumbrarnos de un día para otro a hacer de nuestra casa nuestro despacho, no es tarea fácil, pero sí hay ciertos trucos que podemos implementar en nuestro día a día para hacer que la rutina sea más agradable y eficaz:

  • Fuera el pijama. Puede parecer un detalle insignificante, pero vestirnos para trabajar es un buen incentivo para “cambiar el chip” de estar en casa a estar en la oficina dentro de casa
  • Establece horarios para organizarte. El tiempo de descanso es tan importante como el de trabajo. Cada trabajador es consciente de sus ritmos, pero es aconsejable repartir los descansos para poder despejarse y vencer al cansancio. Además, si tienes hijos a tu cargo, contar con un horario ordenado facilitará la conciliación
  • Prepara tu entorno. Un escritorio bien organizado, una luz adecuada y minimizar los ruidos aumentan la eficacia y facilitan las tareas reduciendo las distracciones y el tiempo que empleamos en buscar cosas que no tenemos a mano y que nos son necesarias para trabajar. Recuerda, el desorden atrae al desorden (no solo físico, sino también mental)
  • Separa el área de descanso del área de trabajo. Trabajar desde la cama puede resultar tentador, pero no es en absoluto lo más recomendado. Al igual que el uso del pijama, confundir los espacios personales/de ocio con los laborales incide en el rendimiento y perjudica la calidad del descanso
  • Delimita la zona/hora profesional. Es importante que nuestros convivientes sean conscientes de que no estamos disponibles durante nuestras horas de trabajo para evitar interrupciones. Conviene avisar a la familia o compañeros de piso de algunas limitaciones de espacio y tiempo (no se puede llamar a la puerta desde “x” hora a “y”, evitemos los ruidos fuertes durante “z” horas, etc.)
  • Socializa con los compañeros. Las relaciones sociales en el puesto de trabajo generan un clima más cómodo y agradable. Ahora disponemos de muchos formatos como chats grupales o videollamadas para mantener el contacto con el equipo y no “recluirse en una isla”
  • Identifica tareas y trabaja por objetivos. Esto siempre dependerá del tipo de trabajo que ejerzamos, pero para trabajar desde casa y organizar mejor los descansos, se aconseja anotar en una lista de tareas lo que hay que dejar hecho y dividirlo en objetivos no excesivamente ambiciosos para una mayor eficacia
  • Pequeños gestos que marcan la diferencia. Estos consejos no garantizan milagros, pero la suma de ellos contribuye en gran medida a crear un ambiente más propicio para la concentración y el trabajo, como por ejemplo tener un hilo musical instrumental de fondo en lugar de dejar encendido el televisor. Mantener la estancia ordenada, tener una ventilación adecuada en casa y cambiar las comidas copiosas por alimentos más ligeros también tienen su efecto en el ánimo

Nomadismo digital, una nueva aventura

¿Qué tal suena redactar informes debajo de una palmera? Esta realidad de película es cada día más factible gracias a la posibilidad de trabajar a distancia. Según el portal de información financiera Investopedia, un nómada digital es “aquel que puede trabajar desde cualquier lugar a través de la tecnología y la conexión a internet”. Así, la deslocalización laboral derivada de medidas como la ley del teletrabajo fomentan la movilidad entre trabajadores y despliega un abanico de opciones para aquellos aventureros que necesiten cambiar de aires. Esta tendencia, cada vez más común dada la situación sanitaria, ha supuesto la salvación de algunos hoteles que se han reinventado para alojar a estos nómadas digitales, como es el caso de algunos establecimientos turísticos de Canarias. Si trabajar en un coworking o desde una cafetería no es ningún misterio para ti, ¿por qué no cambiar un poco de paisaje?

La pandemia ha supuesto muchos cambios en nuestro día a día y es un revés que, entre otras cosas, ha hecho patente la urgencia de replantear el sistema laboral. Así, el futuro del trabajo pasa por fomentar la flexibilidad para equilibrar y conciliar la vida profesional y la personal, un aspecto en el que muy posiblemente sigamos viendo mejoras en los tiempos venideros.

 

Pablo Rodríguez

Comentarios


También te puede gustar...

granjas verticales
Llegan las granjas verticales
Testamento solidario
El testamento solidario, un legado para cambiar el mundo
día mundial de los océanos
Día Mundial de los Océanos: fuentes de vida y subsistencia