Electrodomésticos eficientes: sostenibilidad y ahorro

El uso de electrodomésticos representa casi una tercera parte del consumo energético de un hogar y más de la mitad del consumo eléctrico. Adquirir electrodomésticos eficientes contribuye a reducir tanto las facturas del hogar como nuestra huella de carbono.

electrodomésticos eficientes

Nevera, horno, lavadora, secadora, lavavajillas, ordenador… hoy en día no concebimos nuestras casas sin estos aparatos que nos facilitan las tareas domésticas y nos ahorran tiempo. Sin embargo, son estos mismos electrodomésticos y dispositivos electrónicos los responsables directos de la mayor parte del consumo eléctrico de nuestro hogar que, lejos de reducirse, se está incrementando al haber aumentado el tiempo que pasamos en casa. Reducir el consumo de energía a través de electrodomésticos eficientes es uno de nuestros grandes retos como sociedad, no solo por el ahorro económico que supone, sino también por nuestro deber y compromiso con el medioambiente y la salud del planeta. 

Los hogares españoles gastan de media unos 1.000 € anuales en energía

En España hay más de 17 millones de viviendas habitadas. Son nuestros hogares y consumen energía. Según el análisis realizado en 2011 por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), un hogar español consume de media 9.922 kWh (kilovatios-hora) al año —equivalentes a 850 kg de petróleo— con un gasto medio anual de 990 €. Expresado en términos generales, el 17% de toda la energía consumida en España y el 25% de la demanda eléctrica se gasta en nuestras casas.

Pero no todos consumimos lo mismo. El consumo por hogar varía en función del tipo de vivienda y de la zona climática. Por ejemplo, las viviendas unifamiliares (casas aisladas) consumen el doble de energía (15.513 kWh de media anual) que los pisos y bloques de viviendas (7.544 kWh), aunque tienden a utilizar más energías renovables y menos combustibles fósiles. Por otro lado, el gasto aumenta en las zonas frías continentales (12.636 kWh) y disminuye en las zonas atlánticas (9.293 kWh) y mediterráneas (8.363 kWh).

Los electrodomésticos suponen más de la mitad del consumo eléctrico de una vivienda

Debemos ser conscientes de dónde se producen los mayores gastos de energía en nuestras casas para luego poder tomar buenas decisiones a la hora de adquirir nuevos aparatos. Según el estudio de IDAE, el principal gasto energético es la calefacción, que representa casi la mitad de todo el consumo (47%), seguida con un 22% por el uso de los electrodomésticos. Le siguen el uso de agua caliente sanitaria (ACS, 19%), la cocina (7%), la iluminación (4%) y el aire acondicionado (menos del 1%).

electrodomésticos eficientes

Consumo medio anual de energía de los 17 millones de hogares españoles en 2011 (TEP: Toneladas Equivalentes de Petróleo). Fuente: Hogares saludables, edificios sostenibles (DKV Observatorio de Salud y Medio Ambiente, 2015); datos procedentes del Análisis del consumo energético en el sector residencial en España (IDAE, 2011).

Sin embargo, si en vez de analizar el consumo energético nos fijamos en el consumo de electricidad, los electrodomésticos superan con creces al resto de servicios, con un gasto eléctrico de más del 55%, que aumenta hasta el 62% si se tiene en cuenta también el consumo eléctrico de otros aparatos y servicios en stand by o modo en espera.

Dentro de los equipamientos que más consumen en un hogar, el frigorífico encabeza el ranking: 662 kWh/año, equivalente al 30% del gasto eléctrico. A pesar de no ser el electrodoméstico más potente, su alto consumo se debe a que permanece encendido durante las 24 horas del día, los 365 días del año.

Otro gasto significativo es el de las lavadoras, que suponen casi el 12% del consumo eléctrico de un hogar. El consumo de este electrodoméstico es uno de los que más puede variar puesto que se suele utilizar de 3 veces por semana a tener un uso diario según el número de personas que conviven en el hogar y el tipo de actividades que se realizan.

Tampoco debemos menospreciar el consumo en stand by o consumo fantasma, dispositivos que aparentemente no están en funcionamiento pero que siguen consumiendo electricidad por el simple hecho de estar conectados a la corriente. Podríamos pensar que se trata de un consumo residual, pero lo cierto es que debido a la gran cantidad de dispositivos electrónicos y aparatos de todo tipo de los que disponemos en casa, ese consumo llega a suponer un gasto eléctrico significativo: hasta un 11% en los electrodomésticos y casi un 7% en otros aparatos y servicios.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el consumo fantasma puede llegar a suponer un gasto de más de 100 euros al año, si bien es cierto que dicho consumo puede variar según la cantidad de aparatos en stand by, lo que consuma cada uno o la tarifa eléctrica que se tenga contratada. Ejemplos del consumo en stand by podrían ser el monitor en rojo de la TV esperando a ser encendida (con un consumo igual al de un ordenador a pleno rendimiento), el reloj parpadeante de un radiodespertador, dejar el ordenador en reposo, o el consumo eléctrico del router o del teléfono inalámbrico.

electrodomésticos eficientes

Consumo eléctrico según servicios y consumo eléctrico de electrodomésticos según tipo de equipamientos del sector residencial español en 2011. Fuente: Hogares saludables, edificios sostenibles (DKV Observatorio de Salud y Medio Ambiente, 2015); datos procedentes del Análisis del consumo energético en el sector residencial en España (IDAE, 2011).

Apostar por electrodomésticos eficientes para reducir el consumo energético y nuestro impacto medioambiental

En los últimos años, el progreso de los electrodomésticos ha ido acompañado de una innovación constante, con nuevas tecnologías, diseños y materiales, a fin de ofrecer productos que sean cada vez más ecológicos, más eficientes y más confortables. Son los llamados electrodomésticos eficientes, de bajo consumo o de clase A, que destacan por gastar menos energía al mismo tiempo que realizan mejor sus funciones, ya sea conservando los alimentos, lavando la ropa o limpiando la vajilla.

Los electrodomésticos eficientes presentan una serie de ventajas frente a los aparatos eléctricos y dispositivos electrónicos convencionales:

  1. Eficiencia y ahorro energético. La eficiencia energética significa usar y consumir menos energía para proporcionar el mismo servicio. Así, la principal innovación de los nuevos modelos reside en la incorporación de programas que permiten realizar las mismas funciones que los modelos tradicionales pero con una reducción considerable del consumo de electricidad y/o de agua. Son una apuesta inteligente puesto que necesitan menos recursos energéticos para ofrecer resultados iguales o incluso mejores que otros electrodomésticos de menor calificación energética.
  2. Resistencia y durabilidad. El hecho de tener un consumo más reducido y más eficiente de los recursos suele estar asociado a una mayor capacidad para funcionar de forma óptima durante más años y, por lo tanto, esto se traduce en un periodo de vida útil del aparato más largo.
  3. Ahorro económico. Aunque los electrodomésticos eficientes son más caros en el momento de la compra, la inversión acaba amortizándose durante o incluso antes de la vida útil de los mismos. Al tener menos requerimientos de energía y un funcionamiento más eficiente, contribuyen de forma muy notable a disminuir los gastos energéticos del hogar, lo que conlleva a un ahorro considerable en las facturas de electricidad y de agua.
  4. Sostenibilidad y conciencia ecológica. El uso de electrodomésticos eficientes suponen la generación de un menor impacto ambiental para el planeta, puesto que se reducen tanto el consumo de recursos como la emisión de gases de efecto invernadero, responsables del cambio climático. Según el Índice de Eficiencia Energética en el Hogar elaborado por la Fundación Gas Natural Fenosa en 2016, si todos los españoles optasen por equipamientos de bajo consumo, se podrían reducir las emisiones de CO2 en 11,1 millones de toneladas –la misma cantidad que generan al año 3,5 millones de coches–.

En este contexto, cada vez más personas deciden tomar medidas para reducir su consumo energético en el hogar. Para ello, es importante fijarse bien en la etiqueta energética de los aparatos para saber la eficiencia de cada uno. Actualmente, los electrodomésticos A+++ son los electrodomésticos eficientes que presentan la mejor calificación energética del mercado –seguidos por los A++ y A+ – ya que son los que consumen menos energía, suponiendo así un ahorro para el bolsillo y un mayor respeto medioambiental. Un doble beneficio que tiene un gran peso a la hora de elegir un modelo u otro.

Debemos tener en cuenta que a partir de marzo de 2021 entrará en vigor un nuevo etiquetado energético, donde las clases adicionales A+, A++ y A+++ desaparecerán y pasará a usarse una clasificación de la A a la G (de mayor a menor eficiencia). Los electrodomésticos deberán llevar las etiquetas adheridas de forma visible y se podrán obtener más detalles en Internet mediante códigos QR para comparar distintos modelos. Obtén información sobre el nuevo etiquetado energético europeo e infórmate de cuánto podemos llegar a ahorrar con los electrodomésticos eficientes.

 


Ventajas de ser de DKV EcoHogar

Desde DKV EcoHogar velamos por ayudar a los asegurados a transformar su vivienda en un hogar más sostenible, más saludable y más eficiente, porque cuidar una casa significa también cuidar las personas que viven dentro. Por ello, ofrecemos:

  • Sorteos anuales de electrodomésticos eficientes A+++ donde podrás escoger entre renovar tu nevera, lavavajillas o lavadora para conseguir un hogar súper-eficiente. Reducirás el consumo energético de tu hogar, la factura eléctrica, el gasto de agua, y tu huella ecoló
  • Servicios de aislamiento térmico profesionala precio bonificado para mejorar la eficiencia energética de tu casa y reducir tus facturas de calefacción y electricidad.
  • Descuentos exclusivos en la compra online de productos ecológicos de alimentación, cosmética, limpieza, y horticultura urbana, entre otros.
  • Sorteos mensuales de detergentes ecológicos para reducir los tóxicos del aire de tu casa. Podrás participar del sorteo simplemente actualizando tus datos en el Área del Cliente de DKV.
  • Reparaciones sin tó En DKV EcoHogar nos importa la calidad del aire que respiras en tu casa, por eso somos el primer seguro en incorporar pinturas con certificado ecológico europeo (EU EcoLabel) en las reparaciones de tu casa. No contienen metales pesados nisustancias perjudiciales para tu salud ni para el entorno. Lo aplicamos sin necesidad de que lo solicites y sin ningún sobrecoste.

 

Por Cristina Rubió y Marta Pahissa

Comentarios


También te puede gustar...

voluntariado intergeneracional
Voluntariado intergeneracional ante el aislamiento de nuestros mayores
emprendedores sin techo sinhogarismo
Emprendedores sin techo, una alternativa para salir del sinhogarismo
barreras de la discapacidad
Desdibujar las barreras de la discapacidad, una tarea pendiente