Emprendedores sin techo, una alternativa para salir del sinhogarismo

En un país con un alto nivel de paro es importante buscar alternativas para luchar contra este problema, y una forma de hacerlo puede ser impulsando iniciativas, como Emprendedores sin techo.

emprendedores sin techo sinhogarismo

Ninguna sociedad debería permitir que haya personas viviendo en la calle, y deberían implementarse medidas para  encontrarles un hogar lo antes posible. Para ello, la ayuda de las instituciones públicas y privadas es indispensable. Pero también es necesario contar con la voluntad del propio interesado para salir de esa situación. En un país con un alto nivel de paro es importante buscar alternativas para luchar contra este problema, y una forma de hacerlo puede ser impulsando iniciativas, como Homless Entrepreneur (Emprendedores sin techo), para que las personas sin hogar puedan emprender según sus conocimientos

Hay organismos públicos y ONG que ayudan a este colectivo a salir de su terrible situación y recuperar su vida. En este sentido, es primordial ayudarlos lo antes posible: cuanto más tiempo pasan en la calle, más difícil les resulta recuperar una vida normalizada, ya que ese tipo de vida conlleva problemas de salud (física y mental) que dificultan la reinserción en la sociedad.

Emprendedores sin techo: el empoderamiento como solución

Emprendedores sin techo nace con la misión de erradicar el sinhogarismo. Esta iniciativa empodera a las personas sin hogar, centrándose tanto en sus habilidades profesionales como personales para ayudarles a crear una nueva vida por sus propios medios. Homeless Entrepreneur tiene la misión de ayudar a las personas sin hogar para que salgan de la calle y tengan una vida digna. Los emprendedores sin techo son personas concienciadas que quieren dar lo mejor de sí mismas, pero que no cuentan con los recursos necesarios.

El proyecto impulsa ideas para que las personas sin hogar puedan emprender según sus conocimientos. Con este fin, Homeless Entrepreneur actúa como intermediario entre el colectivo y empresas, universidades... para así conectar aspiraciones, personas e instituciones. De este modo, se construyen soluciones beneficiosas para todas las partes involucradas.

Andrew Funk, fundador de Homeless Entrepreneur, considera  que toda persona tiene un talento por explotar, un don que compartir con la sociedad. Desde su asociación ayuda a que personas sin hogar emprendan a partir de sus conocimientos, talento y aptitudes y se reintegren cuanto antes en la sociedad. Según Andrew, no se trata de caridad, sino de una inversión, ya que las personas que consiguen empleo gracias a la asociación deben donar un 10% de su sueldo durante los primeros seis meses. Con estas aportaciones se ayudará a más personas en riesgo de exclusión. La primera persona que se benefició de esta idea fue Marcos, quien publicó un libro de poesía titulado Poemas sin techo.

Iniciativas públicas para poner fin al sinhogarismo a través del emprendimiento

Las instituciones públicas también tratan de ayudar a personas sin hogar. Es el caso de la iniciativa No Second Night, respaldada por el Ayuntamiento de Madrid, que ofrece ayuda temprana a mujeres sin hogar, un colectivo que, además de los problemas comunes derivados de esta situación, sufren, en la mayor parte  de los casos, algún tipo de violencia.

Causas del sinhogarismo

Las causas que llevan a un ser humano al sinhogarismo son diversas. Una de ellas, obviamente, es la falta de trabajo, que provoca la ausencia de unos ingresos mínimos para comer, poder pagar una vivienda, los gastos energéticos, así como obtener el resto de necesidades básicas. Es por ello que la búsqueda de un ingreso, ya sea a través de un empleo remunerado o del emprendimiento personal, se convierte en un paso fundamental para salir de esa situación.

De todos modos, todas las organizaciones e instituciones que trabajan para atajar este problema social y económico aseguran que la falta de empleo no es el único factor que explica el sinhogarismo. También hay que tener en cuenta factores estructurales, como la situación económica del momento, los desplazamientos migratorios o el mercado inmobiliario. Otro factor clave son las relaciones familiares y personales de cada persona. En no pocos casos, quedarse sin hogar proviene más de la soledad que de la falta de recursos económicos.

emprendedores sin techo sinhogarimso

 

No hay que olvidar, por último, que el estado de salud o de avanzada edad crean situaciones de dependencia que agravan la situación, ya de por sí frágil, de muchas personas.   

En definitiva, las causas del sinhogarismo pueden ser:

  • Falta de ingresos
  • Falta de empleo
  • Falta de vivienda
  • Trastornos mentales
  • Violencia doméstica
  • Enfermedad grave y repentina
  • Divorcio o separación
  • Muerte de la pareja, la madre o el padre
  • Problemas con la justicia
  • Discapacidad

Consecuencias

Del mismo modo que las personas sin hogar no son vagabundos, tampoco son mendigos. Al menos, no la mayoría. Solo un 13% de este colectivo ejerce la mendicidad. Las peores consecuencias de vivir en la calle son la disminución de la esperanza de vida y las agresiones que sufren. Una persona que vive en la calle vive entre 20 y 30 años menos que el resto. En cuanto a las agresiones, la mitad de los sin hogar las han sufrido al menos una vez.

Pero, sin duda, la más dolorosa para ellos es la soledad. Pueden pasar días, incluso semanas, sin hablar con nadie, sin comunicación humana. Esto puede provocar o agravar problemas psicológicos, por la falta de contacto humano. Por otro lado, las personas sin hogar pierden derechos como el voto, la asistencia sanitaria, la intimidad, la seguridad personal… y, por supuesto, el derecho a una vivienda digna, un derecho que toda persona tiene por el hecho de serlo.

¿Cómo poner fin al sinhogarismo?: vivienda e ingreso mínimo

Uno de los pilares fundamentales para luchar contra el sinhogarismo es dotar de una vivienda a las personas que lo necesiten. Uno de los países que destacan al impulsar opciones habitacionales es Finlandia.  Los albergues solo deberían usarse en casos de emergencia y durante pocos días. En el país escandinavo, el sinhogarismo se ha reducido exponencialmente desde que se implementó esta iniciativa. Además, aseguran que, a medio y largo plazo, después de la inversión inicial, el Estado acaba ahorrando dinero.

El otro pilar fundamental para que cualquier persona pueda llevar una vida digna es un ingreso suficiente para poder pagar las necesidades básicas. Por esta razón cada vez más países ofrecen un ingreso mínimo vital para los más necesitados.

Aproximadamente la mitad de las personas que han perdido su hogar perdieron antes su trabajo. Por lo tanto, no hay ninguna duda de que conseguir una fuente de ingresos es primordial para superar la situación de sinhogarismo. Convertirse en un emprendedor sin techo puede ser una alternativa realista y viable a una búsqueda de trabajo que puede ser infructuosa y frustrante.

La ayuda a las personas sin hogar debe ir más allá de la caridad. Impulsando iniciativas para que se conviertan en emprendedores sin techo, no solo se logrará que recuperen una vida como la de cualquier ciudadano, sino que, además, recuperarán la confianza en sí mismos y, con suerte, no volverán a dormir nunca más en la calle.

 

David Sanz

Comentarios


También te puede gustar...

soluciones basadas en la naturaleza
Soluciones basadas en la naturaleza
sistemas alimentarios sostenibles
Sistemas alimentarios sostenibles para mitigar el cambio climático
planes integrados en salud
Planes integrados en salud frente a los impactos del cambio climático