Lucía Velasco: "Los pueblos podrían volver a recuperar la vida cuando pase la pandemia"

Velasco reivindica la trashumancia, el pastoreo tradicional que resiste ante las grandes producciones intensivas. La cultura vaqueira del norte del país de la que bebe su ganadería podría ajustar la balanza en la lucha contra el cambio climático.

Lucía Velasco

Lucía Velasco: "Falta presencia de mujeres en los consejos rectores de las cooperativas"

Lucía Velasco Rodríguez (Asturias, 1983) lleva la ganadería en la sangre. Su proyecto "Vaqueira siglo XXI – ganaderas asturianas" le valió en 2018 el premio Excelencia a la innovación para mujeres rurales otorgado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

lucía velasco

En el norte, la mujer rural siempre ha sido una pieza clave en la agricultura y ganadería familiar. Sin embargo, el primer sector es considerado «un mundo de hombres». ¿Sigue siendo así?

En Asturias, tradicionalmente, los hombres iban a trabajar a las fábricas o a la mina y las mujeres eran las que iban al campo, cuidaban del ganado, de los abuelos, de los hijos… Vivían todos «en comuna» y eran las mujeres rurales las que se encargaban de que todo funcionase. Siempre ha sido un mundo de hombres, en el sentido de que ellos llevaban las riendas o tenían el poder de toma de decisión. Hoy en día, las cosas han cambiado muchísimo, aunque todavía hay un trecho por recorrer… Ahora trabajamos juntos y somos tolerantes, aunque en Asturias no nos podemos quejar, porque estamos bastante avanzados en cuanto a la igualdad en el campo. Sin embargo, donde falta una verdadera presencia de mujeres es en los consejos rectores de las cooperativas y de las organizaciones. Ahí es donde podemos darnos voz y fuerza. Nosotras sabemos las necesidades específicas que tenemos nosotras. Para que las mujeres (y las familias) se queden en las poblaciones necesitamos que se cubran unas necesidades básicas que, si no se dan, hace que te vayas a la ciudad. Al final somos las que fijamos la población, y ahí es donde tenemos todavía mucho donde avanzar. En Asturias ya empieza a haber presencia de mujeres en los consejos de las cooperativas o de la Central Lechera, pero en el sur la situación es muy diferente. Necesitamos que haya mujeres que lleguen a presidir asociaciones porque van a saber mejor cuáles son nuestras necesidades a la hora de pedir ayudas públicas.

Lucía Velasco: «Hace nada estábamos en las calles manifestándonos con tractores. Ahora estamos desinfectándolas»

Apuestas por la vuelta de esa ganadería trashumante, la de toda la vida, que parece haber perdido la batalla contra las grandes explotaciones ganaderas intensivas. ¿Por qué es tan importante la trashumancia?

Por un lado, porque con ella mantienes una cultura ancestral. Mi ganadería lleva más de cuatro siglos practicándola ininterrumpidamente, y las nuevas generaciones recogen el testigo incluso con las propias vacas. Ser trashumante hoy en día involucra muchas cosas, por ejemplo, la calidad de la carne: llevamos a los terneros con sus madres de los valles bajos a los puertos de montaña y se crían juntos cinco o seis meses. Esa carne tiene una calidad impresionante, porque los pastos son frescos, la leche de la madre es sana y el agua que beben es pura. Por otro lado, cuando hay grandes incendios, ellas son las que mantienen los montes limpios: tanto las vacas como las cabras son los auténticos bomberos de los montes. Aunque solo sea por eso, ya habría que potenciar la trashumancia, pero también hay que hacerlo por el cuidado y el bienestar del animal.

Lucía Velasco: "Las vacas y las cabras son los auténticos bomberos de los montes"

Cada vez son más los consumidores conscientes y responsables que buscan productos que se alejen de las grandes explotaciones agrarias y, sobre todo, ganaderas. ¿Qué papel puede jugar en ello la trashumancia?

La carne procedente de ella es la más eco que puede haber. La vaca en el monte come lo que nace allí y bebe agua de manantiales, no consume químico alguno, ni piensos. Por eso se le debería dar mucha más importancia a este tipo de ganadería tradicional, ya no solo por el propio bienestar animal sino porque, al fin y al cabo, están manteniendo el planeta.

Asturias es tierra de vaqueiros, una cultura con mucho arraigo a la tierra y a la naturaleza que podría ser clave en la lucha contra la emergencia climática. ¿Qué papel juega el mundo rural en la protección del medioambiente?

Ahora mismo, es muy importante mantener la trashumancia o el pasto extensivo por el mero hecho de luchar contra el cambio climático. Las propias vacas, cuando están en el monte, pastando, favorecen que se mantenga la biodiversidad del ecosistema. Ellas son las que lo mantienen. Muchas veces se habla de lo que contaminan las vacas, pero no es así. En los pastos extensivos hay 80 vacas en 100 o 200 hectáreas de terreno y sus heces se quedan en el terreno, que lo absorbe porque todo lo que está comiendo el animal es natural, no lleva químicos y se reabsorberá y volverá a nacer pasto. Donde realmente una vaca puede contaminar es en esas macrogranjas tan típicas de Estados Unidos, a las que yo llamo fábricas, donde hay 20 mil cabezas de animales en un mismo recinto. Ahí no hay bienestar animal, las reses están hormonadas y contaminan porque está todo concentrado.

La España rural se va quedando cada vez más vacía por falta de recursos. ¿Qué le hace falta al medio rural para poder recuperarse?

Principalmente, que potencien la ganadería y la agricultura extensivas, que nos den cancha a la hora de mantener los montes limpios para que la gente siga llevando a los animales. Además, a la mujer hay que apoyarla mucho más. Para que quede la población, hay que cubrir las necesidades básicas de la gente, porque si no lo están no puedes tener una buena calidad de vida. Eso sí, ahora con el coronavirus creo que va a haber un cambio grande en la sociedad…

Con la pandemia parece que estamos despertando y dándonos cuenta de la importancia de la agricultura y de la ganadería como sectores económicos esenciales y de las ventajas de un modo de vida que no es el de las ciudades. ¿Os sentís acompañados?

Ahora la población nos tiene que valorar. Poco antes de que pasara esto estábamos manifestándonos con tractores en las calles y ahora resulta que estamos desinfectándolas. Tienen que darse cuenta de que fueron al supermercado y se les quedo vacío. Por eso hay que apostar por lo nuestro y por lo de cada tierra para que no haya desabastecimiento. Si consumimos local es más difícil que los supermercados se queden sin comida. Si se dan cuenta de eso, van a apoyarnos más cuando salgamos a pedir unos precios justos y verán que estuvimos ahí cuando fue necesario –aunque no nos importa hacer el trabajo, ni mucho menos, por una causa mayor– y denunciemos los abusos. La gente está pagando el filete muy caro mientras a nosotros nos dan una miseria.

Más allá del coronavirus, ¿cómo ves el futuro de la ganadería?

Viene una época dura y todos lo sabemos, pero creo que los pueblos podrían volver a recuperar la vida. Al final necesitas comer y las grandes ciudades no van a tener para abastecer tanto. Si puedes, en una zona rural, generar un pequeño negocio, si hay ayudas, a lo mejor la gente se plantea volver. Antes de la pandemia te podía decir rotundamente que no hay futuro porque los precios de la carne cada vez están más bajos y los productores cada vez cobramos menos aunque las exigencias cada vez son mayores. Al final los ganaderos optan por dejarlo. Hay muchas cosas que necesitamos que se hagan, como controlar la fauna salvaje o pagarnos el producto a un precio que nos dé para vivir. Ahora mismo es complicado hacerlo: la leche nos la pagan a 32 céntimos por litro y de ahí sale la comida para los animales, nuestro seguro, los pagos de las inversiones, las maquinarias… No da. Al final, el que tiene hijos se busca otro sitio porque esto da dolores de cabeza. Tienen que cambiar muchísimas cosas y para eso los políticos tienen que ponerse las pilas y apoyar al medio rural, sobre todo a quienes vivimos en él y no queremos marcharnos.

Por Raquel Nogueira

Etiquetas: Entrevista

Comentarios


También te puede gustar...

obesidad infantil
Malnutrición y obesidad en el laberinto alimentario de los jóvenes
contaminación del agua
Tipos de contaminantes en el agua y sus posibles efectos sobre la salud
Menú semanal
Planificación del menú semanal saludable y responsable